Más noticias

El puente de la vida

Las relaciones dentro y fuera de la familia inmediata; de nuestro lugar de trabajo, del ministerio, de la sociedad y la calle misma; pareciera que las cosas complejas son sencillas o al revés; el ministerio de Jesucristo en la tierra fue la misma expresión llena de adversidades, interrupciones y al final con enormes alegrías, tristezas y dolores, pero el rey Salomón encontró una forma sabia de vivir. “Sobre toda cosa guardada, guarda tu corazón porque de él mana la vida”, Proverbios 4:23. Todo lo que decimos y hacemos fluye de un río que es un lugar central; y lo que hacemos para administrar ese lugar determina las consecuencias que experimentamos; ese lugar está entre lo que sabemos y experimentamos; nuestro mayor trabajo está en enfocarnos en hacer la voluntad del Padre celestial; confiarle a él nuestros problemas, todo aquello que no se comprenda y concentre en administrar la voluntad de Dios en la voluntad humana es el resultado de mayor beneficio a nuestra vida. El éxito es guardar el corazón para poder progresar en la vida; es decir, la realidad interna determina su realidad externa, si prospera el corazón de una persona prospera en forma integral, sabía que sus pensamientos y sentimientos están conectados; la mentalidad occidental divide en secciones a los seres humanos en lo que sentimos y pensamos; pero el rey Salomón dijo en la escritura “Porque cual es su pensamiento en su corazón tal es él”, Proverbios 23:7.

Nos convertimos en lo que contemplamos; mantenemos nuestro foco en Jesús, Hebreos 12:2; el nivel de comprensión de nuestra identidad y propósito revela la revelación de quién es Jesús para nosotros; solo la comunión con Dios nos permite conocerle y es allí donde caminamos en cielo abierto. Es tiempo de decir: todos a caminar por el puente de la vida y decir voy a llegar a mi destino.