Más noticias

Tarjetas de créditos y agujeros negros

Honduras es el país donde las tarjetas de crédito cargan los más altos intereses en todo el mundo. ¿Por qué? Las tarjetas de crédito son emitidas por bancos, que son expertos en evaluar la capacidad de pago de empresas, corporaciones y personas. Los bancos saben a quién pueden prestarle y a quién no, y pocas veces se equivocan. Entonces, ¿por qué hay tanta gente endeudada hasta el cuello con las “tarjetas”? ¿Será porque no manejaron responsablemente sus gastos? Es una posibilidad, pero podría ser también que las tarjetas les fueron otorgadas irresponsablemente por los bancos.

Otorgar una tarjeta de crédito a alguien, haciendo caso omiso a sus propios conocimientos de crédito y comportamiento de la gente, es una irresponsabilidad del banco, tan irresponsable como el que compra más allá de su capacidad de pago.

¿Por qué entonces los bancos otorgan tarjetas a quienes ellos saben no pueden pagar? La respuesta es sencilla, en Honduras se cobran los más altos intereses por tarjetas de crédito. Los bancos saben que no todos podrán pagar, que un buen porcentaje caerá en el agujero negro, pero también saben que otros pagarán hasta el 80% de intereses -más otros cargos- y esos pagarán por lo que el banco pierda con las cuentas incobrables.

Pero hay más, las tarjetas de crédito son corresponsables por el alza en el costo de las cosas, veamos por qué. Los bancos cobran a las casas comerciales que aceptan sus tarjetas un porcentaje (entre 4 y 6%) de lo que venden. Por eso los comerciantes de antemano elevan el precio de las cosas (entre 4 y 6%), pues saben que tendrán que pagarlo a las tarjetas. ¿Quién paga esa alza? Claro que el cliente, usted. (Si el cliente paga en efectivo el comercio gana más, ¡qué felicidad!). También hay otros cargos como seguro de deuda, seguro contra fraude y seguro de vida; caso de que usted no pague, alguien utilice su tarjeta para robar o que usted muera, respectivamente.

¿Por qué cree usted que todo mundo emite tarjetas de crédito en Honduras, incluyendo equipos de fútbol y cafeterías? Pues porque aquí, estimado lector, se cobran los intereses más altos del planeta Tierra. En algunas naciones los intereses que en Honduras cobran las tarjetas de crédito caen en el delito de usura, penado con multas y cárcel y en otras (demasiado radicales) son condenados a muerte.

De vez en cuando escuchamos una campaña publicitaria destinada a educar en el uso responsable de su crédito por tarjeta, lo cual es bueno. Pero, no debería también existir una campaña educando a los bancos a no otorgar tarjetas de crédito a quienes ellos saben se van a meter en líos. Repito: los bancos son expertos en análisis de crédito, ellos saben con un alto porcentaje de certeza quiénes podrán pagar y quiénes no, otorgar tarjetas de crédito a quienes ellos saben caerán en el agujero negro es inmoral.

Finalmente, ¿cuál debería ser el porcentaje de intereses a cobrar por los bancos por financiamiento en tarjetas de crédito? Creo que debería ser la misma tasa que se cobra a los préstamos de más alto riesgo, digamos agricultura o algo parecido. No veo por qué deben cobrar más, no le encuentro otra justificación que avaricia, pura avaricia.

En un régimen de libre empresa, el gobierno no puede establecer límites en los intereses que cobran los bancos, así son las reglas del juego. Pero sí puede (y quizá es una obligación patriótica) establecer límites comparativos, como el caso de créditos para la agricultura y tarjetas. Si estamos tratando de liberar a Honduras del crimen organizado, no debería hacerse también algo en cuanto al agiotaje institucional.