Más noticias

Las encuestas

Cuando las encuestas caen en desprestigio, como lo que recién sucedió en Colombia y en los Estados Unidos que proyectaron todo lo contrario a lo que sucedió con la candidatura de Hillary Clinton y con el plebiscito del acuerdo de paz entre el Gobierno y la guerrilla colombiana, no queda más que confiar en el criterio de los analistas y en nuestro sentido común.

Hace años, un medio de comunicación en período electoral realizaba encuestas en vivo, el reportero se ubicaba en un barrio capitalino e iba de casa en casa preguntando por quién votarían en las elecciones; el problema era que solo preguntaba donde miraba una bandera rojo blanco rojo y luego anunciaba con bombos y platillos que en ese bloque el Partido Liberal ganaba. Otro reportero se ubicaba en la calle peatonal del centro de la capital y se descubrió que de antemano le pedía a los parciales de un partido que se vistieran de forma tal que él los identificara y fingían que él los “encuestaba”. También se sabe que hay firmas que venden su servicio al mejor postor. Este valioso instrumento para reunir datos o para detectar la preferencia de la opinión pública ha perdido credibilidad.

Este año estamos convocados para dos procesos electorales, primario y generales, por lo que estaremos viendo en diferentes medios de comunicación diversidad de encuestas, algunas realizadas de forma científica y otras descaradamente manipuladas, pues son utilizadas como “brazo armado” de las campañas políticas. Del Partido Liberal ya circulan en redes sociales encuestas que favorecen a Gabriela Núñez y la ubican muy por encima de sus rivales, ¿será cierto? No es la primera vez que participa como precandidata de su partido y el liberalismo le dijo que no con su voto en las urnas... ¿Qué acciones positivas habrá hecho Gabriela Núñez en su vida pública o como diputada para que en esta ocasión los liberales le favorezcan? Sin duda que en estas internas será juzgada por sus acciones y actuaciones como legisladora... otro aspecto importante es que los liberales nunca antes han postulado a una mujer a la Presidencia de la República. A las que ya han aspirado, como Nora de Melgar (PN) y Xiomara Castro de Zelaya (Libre), el pueblo (que incluye el voto femenino) les dijo con su voto que no creen estar listos para que en nuestro país gobierne una mujer; esa no es una encuesta, es una realidad. Esperemos el 12 de marzo y el último domingo de noviembre para ver de nuevo si las encuestas fueron veraces o solo para desinformar a la opinión pública.