Más noticias

Salario mínimo

El capítulo V de la Constitución de la República, artículo 128, inciso 5, señala: “Todo trabajador tiene derecho a devengar un salario mínimo, fijado periódicamente con intervención del Estado, los patronos y los trabajadores; suficiente para cubrir las necesidades normales de su hogar, en el orden material y cultural, atendiendo a las modalidades de cada trabajo, a las particulares condiciones de cada región y de cada labor, al costo de la vida, a la aptitud relativa de los trabajadores y a los sistemas de remuneración de las empresas”. Podemos poner ejemplos claros de varias empresas, pero es mejor no mencionarlas, donde las personas trabajan por una larga cantidad de horas para su estabilidad económica.

Nuestra moneda se está devaluado y perjudicando a la economía de aquellas personas que ganan un salario mínimo o menos de esa cantidad, las personas que se esfuerzan para salir adelante. Con el recién aumento del salario mínimo podemos encontrar discrepancia por aquellas personas que ganan un poco más del salario mínimo y que ocupan una posición en la empresa con mayor responsabilidad y que ahora están casi al mismo margen, lo cual creó inconformismo y un problema para las empresas, ya que ellos no obtienen la remuneración adecuada para el tipo de actividad que realizan, he entrevistado a personas que piensan que con el aumento del salario mínimo es lo mismo ser una persona que trabaja para el departamento de almacén que una persona que trabaja en una oficina; la persona de almacén no tiene tanta responsabilidad como aquella persona que trabaja en oficina y que debe tener un nivel académico para optar por una plaza. Las personas deben ser remuneradas de acuerdo a sus capacidades y no basarse en una ley, ya que el nivel económico en el país no es equitativo para la sociedad, sino un monopolio donde solo ciertas personas tienen acceso a obtener mejores beneficios y mayor poder adquisitivo.