Más noticias

Revista católica pide rehabilitar la lotería en Cuba tras medio siglo

La revista señala que en países como España o Estados Unidos la lotería sirve para recaudar dinero para gastos sociales.

La lotería en Cuba fue abolida en 1967 con regimén de Fidel Castro.
La lotería en Cuba fue abolida en 1967 con regimén de Fidel Castro.

La Habana, Cuba.

Una revista del Arzobispado de La Habana pidió este jueves rehabilitar de la lotería en Cuba, abolida en 1967 por Fidel Castro, como medio para recaudar recursos para gastos sociales.

"Quizás dentro del proceso de cambios -o reformas o de actualización del sistema socialista- que se lleva a cabo hoy en nuestro país las autoridades le concedan alguna importancia al análisis de la posibilidad de volver a institucionalizar la lotería", dijo la revista Espacio Laical, en su sitio web (www.espaciolaical.org).

Señaló que en países como España o Estados Unidos, ese sistema sirve para recaudar dinero para gastos sociales y que en Cuba sobrevivió con fines semejantes hasta 1967, ocho años después del triunfo de la revolución liderada por Fidel Castro.

En 1959 Castro cerró los casinos y prohibió en general los juegos con apuestas, pero algunas actividades como las peleas de gallo y de carreras de caballo, sobrevivieron algunos años más.

LEA: Cuba niega haber convocado a la prensa para hablar sobre Fidel Castro

"Cuando se ejerce una rigurosa fiscalización de los mecanismos y de los ingresos de la lotería, las posibilidades de que ésta sirva como manantial de corrupción se reducen al mínimo y no resultan mayores que las de cualquier banco o empresa", aseguró la revista católica.

Además, destacó que pese a la abolición, "en nuestro país la lotería clandestina ha seguido viva", con apuestas manejadas por privados que usan como referencia sorteos legales en Venezuela y México, cuyos resultados son seguidos por la radio.

"Nadie puede negar que es un fenómeno que existe, que se mueve de forma bastante desenvuelta en medio de las sombras sin que el Estado ni ninguna entidad, oficial o no, reciba beneficios", señaló.

"En algún momento habrá que atender también esta realidad que no puede ser ignorada", agregó.