Más noticias

‘Obispo del lujo’, citado por el Vaticano para declarar

Franz-Peter Tebartz-van Elst, asignado a la diócesis de Fráncfort, Alemania, mejoró su residencia, que valía tres millones y ahora cuesta $50 millones.

Ciudad del Vaticano. El obispo de la diócesis de Limburgo, Franz-Peter Tebartz-van Elst, denominado por la prensa alemana “el obispo del lujo”, se enfrenta a crecientes peticiones de renuncia después de que salieran a la luz versiones que sostienen que la construcción de su residencia oficial pasó de los tres millones de dólares proyectados a casi 50 millones. El obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst, cuya diócesis incluye la capital financiera alemana Fráncfort, recibió la visita de representantes del Papa para hablar sobre sus gastos. “Con esta campaña queremos dar a los creyentes la oportunidad de estar en contacto con el obispo y decirle lo que piensan e invitarle a dar un paso atrás. Porque 31 millones (de euros) es suficiente, creemos que ha cruzado una línea roja y por eso pedimos su renuncia”, afirmó el exdirector del Centro Comunitario Católico de Fráncfort, Patrick Dehm. Piden su renuncia Los reclamos de Demh, quien fue destituido por el obispo y ahora lidera la campaña para pedir su renuncia, han sido replicados por muchos feligreses que consideran que el comportamiento de Tebartz-van Elst no va acorde con los vientos de cambio impulsados por el papa Francisco. “Como católico, es algo que no encaja en absoluto con los tiempos actuales, ese enorme proyecto impulsado por la Iglesia. La función de una Iglesia como la que promueve el Papa hoy es de humildad y dar ejemplo y nada más”. El estilo de vida del sacerdote ha llevado a que algunos lo critiquen. Además de la vivienda, se alega que sus gastos son excesivos, como boletos aéreos de primera clase para visitar un hospicio infantil en India. Por el momento, la Iglesia Católica alemana ha iniciado una investigación por las acusaciones de mala gestión económica. El portavoz de la diócesis, Martin Wind, afirmó: “El obispo habló de eso en un sermón, pidió fe y paciencia hasta que el informe aparezca, como fue acordado. Además ha señalado su deseo de hablar, algo que siempre ha hecho”. En su declaración de impuestos, los católicos alemanes pagan un impuesto obligatorio a la Iglesia.

Ciudad del Vaticano. El obispo de la diócesis de Limburgo, Franz-Peter Tebartz-van Elst, denominado por la prensa alemana “el obispo del lujo”, se enfrenta a crecientes peticiones de renuncia después de que salieran a la luz versiones que sostienen que la construcción de su residencia oficial pasó de los tres millones de dólares proyectados a casi 50 millones.

El obispo Franz-Peter Tebartz-van Elst, cuya diócesis incluye la capital financiera alemana Fráncfort, recibió la visita de representantes del Papa para hablar sobre sus gastos.

“Con esta campaña queremos dar a los creyentes la oportunidad de estar en contacto con el obispo y decirle lo que piensan e invitarle a dar un paso atrás.

Porque 31 millones (de euros) es suficiente, creemos que ha cruzado una línea roja y por eso pedimos su renuncia”, afirmó el exdirector del Centro Comunitario Católico de Fráncfort, Patrick Dehm.

Piden su renuncia

Los reclamos de Demh, quien fue destituido por el obispo y ahora lidera la campaña para pedir su renuncia, han sido replicados por muchos feligreses que consideran que el comportamiento de Tebartz-van Elst no va acorde con los vientos de cambio impulsados por el papa Francisco. “Como católico, es algo que no encaja en absoluto con los tiempos actuales, ese enorme proyecto impulsado por la Iglesia. La función de una Iglesia como la que promueve el Papa hoy es de humildad y dar ejemplo y nada más”.

El estilo de vida del sacerdote ha llevado a que algunos lo critiquen. Además de la vivienda, se alega que sus gastos son excesivos, como boletos aéreos de primera clase para visitar un hospicio infantil en India. Por el momento, la Iglesia Católica alemana ha iniciado una investigación por las acusaciones de mala gestión económica. El portavoz de la diócesis, Martin Wind, afirmó: “El obispo habló de eso en un sermón, pidió fe y paciencia hasta que el informe aparezca, como fue acordado. Además ha señalado su deseo de hablar, algo que siempre ha hecho”. En su declaración de impuestos, los católicos alemanes pagan un impuesto obligatorio a la Iglesia.

FRÁNCFORT,FRANZ,VAN,TEBARTZ,ELST,DIÓCESIS,LOS,OBISPO,MILLONES,DEL,