Más noticias

Detenido en Nicaragua dirigente opositor acusado de ataque que dejó 5 muertos  

El diálogo está actualmente estancado debido a la violenta represión que el gobierno ha emprendido contra las protestas.

Medardo Mairena, líder opositor en Nicaragua. Foto tomada de La Prensa de Nicaragua.<br/>
Medardo Mairena, líder opositor en Nicaragua. Foto tomada de La Prensa de Nicaragua.

Managua.

La policía de Nicaragua detuvo este viernes al dirigente campesino Medardo Mairena, uno de los delegados opositores en el diálogo con el gobierno, al que acusa de la muerte de cuatro policías y un civil en el sureste del país.

"Fue capturado el terrorista Medardo Mairena cuando pretendía huir del país (...) Es el responsable directo de la masacre y asesinato de cuatro compañeros policías y un maestro de primaria" el jueves, anunció la jefa de relaciones públicas de la Policía Nacional, comisionada mayor Vilma Rosa González.

Según la policía, Mairena "organizó y ordenó el ataque", el jueves, contra la delegación de policía y la alcaldía del municipio de Morrito, en el departamento de Río San Juan (sureste), causando la muerte de cuatro oficiales y un maestro de primaria.

La oposición, por su parte, dijo este jueves que el enfrentamiento ocurrió cuando una marcha pasaba cerca del comando policial de Morrito, en el marco de la jornada de manifestaciones convocada por la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia.

LEA: Cinco muertos deja en Nicaragua jornada de manifestaciones contra Ortega

La policía afirma, sin embargo, que además de ese ataque, Mairena es "uno de los cabecillas de la organización e instalación de los tranques (bloqueos)" que los manifestantes han levantado en las carreteras como parte de las protestas contra el gobierno de Daniel Ortega.

Desde los tranques, los "terroristas encapuchados con armas de fuego azuzaban a los pobladores, cometiendo homicidios, asaltos, secuestros, torturas, incendios" y otros delitos, dijo la comisionada González.

Mairena es uno de los integrantes de la Alianza Cívica en el diálogo con el gobierno iniciado en mayo con la mediación de los obispos católicos.

El diálogo está actualmente estancado debido a la violenta represión que el gobierno ha emprendido contra las protestas.

Más de 270 personas han muerto en Nicaragua desde que iniciaron el 18 de abril las protestas contra el gobierno de Ortega, quien ha acusado a los manifestantes de "terroristas" y "golpistas".