Más noticias

Theresa May da ultimátum a Putin por ataque a exespía

El Gobierno británico acusa a Moscú de estar detrás del envenenamiento de un coronel (r) ruso en Londres.

Autoridades descontaminan un local visitado por el espía Serguéi Skripal y su hija tras infectarse con un agente químico.
Autoridades descontaminan un local visitado por el espía Serguéi Skripal y su hija tras infectarse con un agente químico.

Londres, Inglaterra.

La primera ministra británica, Theresa May, afirmó ayer que es “muy probable” que Rusia esté tras el intento de asesinar a un exespía ruso y le dio un día para explicarse, unas acusaciones tildadas de “espectáculo circense” y “provocación” por Moscú.

“Es muy probable que Rusia fuera responsable del acto” contra Serguéi Skripal y su hija Yulia, heridos de gravedad en la ciudad inglesa de Salisbury con un gas nervioso que, dijo May, es de tipo militar y se fabrica en Rusia.

La primera ministra dio hasta hoy a Moscú para aclarar si usó el arma o cayó en manos de alguien, y para dar explicaciones a la Organización para la prohibición de armas químicas. “Hay solo dos explicaciones plausibles sobre lo que ocurrió en Salisbury el 4 de marzo: o fue un acto directo del Estado ruso contra nuestro país, o el Gobierno ruso perdió control de este agente nervioso potencial y catastróficamente dañino”, dijo May a la Cámara de los Comunes.

May explicó que el arma usada contra Skriptal, un excoronel ruso de 66 años que fue condenado en su país por alta traición, y su hija “es un agente nervioso de grado militar de un tipo desarrollado por Rusia”, los gases conocidos como Novichok.

La Primera Ministra citó el historial de Rusia “en llevar a cabo asesinatos organizados por el Estado” y el hecho de que vea “a algunos desertores como blancos legítimos”, para concluir la muy probable responsabilidad del país presidido por Vladimir Putin.

Las afirmaciones de May prometen aumentar la tensión con Moscú y estuvieron precedidas de una advertencia de la embajada rusa, que le aconsejó no librarse a un “juego peligroso” que pone en riesgo las relaciones bilaterales.