Más noticias

El Legislativo de China aprueba dar presidencia ‘de por vida’ a Xi Jinping

La Asamblea reformó la Constitución para perpetuar a Xi en el poder.

Xi se convirtió en presidente vitalicio de China.
Xi se convirtió en presidente vitalicio de China.

Pekín, China.

El presidente chino, Xi Jinping, logró ayer el poder indefinido en el país más poblado del mundo, al conseguir que se elimine el límite a su estancia en el poder ejecutivo, con lo que consolida su dominio indiscutido en el Gobierno, el Partido Comunista y la Fuerzas Armadas.

El pleno de la Asamblea Nacional Popular (ANP) aprobó ayer casi por unanimidad un total de 21 enmiendas a la Constitución, entre las que figura la eliminación del límite de dos mandatos consecutivos para el presidente y el vicepresidente del país.

Xi, quien a sus 64 años es ya el “presidente de todo”, puesto que controla directamente el Partido Comunista (PCCH), la Comisión Militar Central (CMC) y varios organismos de trabajo, ha liquidado así las reformas que Deng Xiaoping introdujo en 1982 y que durante décadas estructuraron un poder colegiado y limitado que evitara los excesos de la era de Mao Zedong.

El resultado de la votación fue de 2,958 votos a favor, dos en contra y tres abstenciones, con un voto nulo.

Otra de las enmiendas aprobadas es la que inscribe las teorías políticas de Xi sobre el desarrollo del “socialismo con características chinas en una nueva era” en la Carta Magna china, lo que coloca al actual líder al mismo nivel teórico que Mao.

Esta jornada supone una consolidación aún mayor del poder de Xi que justo termina la semana entrante su primer mandato de cinco años y alcanza así un poder indefinido que los analistas han comparado al de Mao (1949-76).

“Toda su vida, Xi ha querido convertirse en el Mao del siglo XXI: una especie de emperador de por vida sin restricciones a su poder”, señaló Willy Lam, politólogo de la Universidad China de Hong Kong.