Más noticias

Fracasa diálogo entre Gobierno y oposición de Venezuela

La MUD se negó a firmar un documento, cuyo borrador se había acordado el martes.

José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente dominicano Danilo Medina y su ministro de exteriores Miguel Vargas.
José Luis Rodríguez Zapatero, el presidente dominicano Danilo Medina y su ministro de exteriores Miguel Vargas.

Santo Domingo, República Dominicana.

Las elecciones presidenciales en Venezuela, en las que el mandatario Nicolás Maduro aspirará a la reelección, se realizarán el 22 de abril, de forma anticipada, anunció el Consejo Nacional Electoral (CNE).

“Se convocan las elecciones presidenciales para el 22 de abril de 2018”, informó la presidenta del CNE, Tibisay Lucena, en una comparecencia transmitida por la televisión oficial. El esperado anuncio se produjo luego de que fracasara una negociación entre el gobierno y la opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), en Santo Domingo, para firmar un acuerdo que incluía la fecha y garantías para los comicios.

“A pesar de que no se firmó el acuerdo necesario y tan esperado por el país, podemos afirmar que no hay caminos a la paz, que la paz es el camino, el único para recuperar la convivencia democrática”, agregó Lucena.

La fecha no fue una sorpresa. Al anunciar el fracaso de dos meses de diálogos, el presidente dominicano, Danilo Medina, explicó que las partes habían acordado el martes que los comicios fueran el 22 de abril, tras un estira y encoge en el que el gobierno proponía el 8 de marzo y la MUD el 10 de junio.

Pero la MUD presentó ayer observaciones al texto -mientras Maduro dijo que solo firmaría el documento” que estaba sobre la mesa el martes-, explicó el mandatario dominicano. En un mitin en Caracas, Maduro fustigó a la MUD por no firmar, según él por orden de EUA, y ante las cámaras estampó su rúbrica en una copia del texto: “Que se cumpla en todas sus partes el acuerdo, tengo palabra, he firmado”, dijo.

El negociador principal de la MUD, Julio Borges, había emplazado al gobierno a no cometer “el absurdo error de convocar unas elecciones de forma unilateral”.

“Maduro no es el dueño de la democracia en Venezuela, son los venezolanos y deben ser respetados”, aseveró Borges, quien consideró que las observaciones de la oposición al documento buscaban garantizar “unas elecciones libres”.