Más noticias

Los 13 hermanos cautivos en California solo se bañaban dos veces al año

Los padres de los menores cautivos solo los alimentaban una vez al día y los mantenían encadenados. Enfrentan cargos de tortura.

Los hermanos fueron trasladados a un hospital donde se recuperan de la desnutrición y otros padecimientos. //Facebook.
Los hermanos fueron trasladados a un hospital donde se recuperan de la desnutrición y otros padecimientos. //Facebook.

California, Estados Unidos.

La fiscalía de California acusará de abuso y tortura a David y Louise Turpin, arrestados por mantener cautivos a sus 13 hijos confinados a su casa en el sur de Los Angeles.

Según medios locales, los Turpin alimentaban con una comida racionada diaria a sus trece hijos y únicamente les permitían bañarse dos veces al año.

La casa, que estaba registrada como una escuela privada, se había convertido en una prisión para los menores con edades comprendidas entre los 2 y los 29 años, quienes estaban encadenados a los muebles, según dijo un funcionario policial con conocimiento del caso a NBC News.

Las habitaciones dentro de la casa de cuatro dormitorios de color marrón estaban llenas de orina y heces, agregó el agente.

Los 13 hermanos fueron llevados a hospitales de la zona, tratados por desnutrición y sometidos a otras pruebas de diagnóstico.

Mike Hestrin, fiscal de ese condado, dijo el miércoles que el caso estaba aún bajo revisión y convocó a una rueda de prensa para el jueves a las 11H00 (15H00 GMT), y la corte informó en su sitio web que la lectura de cargos está prevista para dos horas después.

"Les rogábamos" contacto

La familia se trasladó en 2014 desde Texas a un barrio de clase media de Perris, unos 110 kilómetros al sudeste de Los Ángeles, y eligió educar a sus hijos en su casa de estuco de estilo español.

Lea más: La casa del horror en California estaba registrada como escuela

La hermana de Louise Turpin, Elizabeth Flores, dijo al canal ABC que la pareja siempre fue muy reservada y permitían poco o nada de acceso a su familia.

"Esto viene pasando desde antes que tuvieran hijos, eran muy privados y no compartían mucho", indicó. "Les rogábamos para hablar por Skype con ellos, les rogamos".

La policía dijo que no había indicios iniciales de abuso sexual, pero advirtió que la investigación aún estaba en curso.