Más noticias

Latinos, los más vulnerables en incendios de California  

En estos momentos los miles de trabajadores indocumentados no solo huyen del fuego.

Los trabajadores agrícolas inmigrantes indocumentados son especialmente vulnerables y están siendo terriblemente afectados por estos desastres.
Los trabajadores agrícolas inmigrantes indocumentados son especialmente vulnerables y están siendo terriblemente afectados por estos desastres.

Redacción.

Los trabajadores que cultivan los viñedos, fermentan vinos, construyen casas y alimentan a turistas en los famosos condados de Napa y Sonoma son latinos.

Ellos están entre los más afectados por los incendios que han matado a más de una treintena de personas, quemado más de 77,000 hectáreas y destruido más de una docena de bodegas.

La población latina de los condados de Sonoma y Napa creció más del 60 por ciento cada uno entre 2000 y 2015, de acuerdo con los datos del Censo de Estados Unidos proporcionados por el condado de Sonoma; y sigue creciendo.

Muchos de ellos son trabajadores que han llegado ilegalmente al país y ahora son particularmente más vulnerables, dijo a Reuters la Supervisora ​​del Condado de Sonoma, Lynda Hopkins.

La población de inmigrantes ilegales no solo teme al fuego, sino también a la deportación, debido esto la gran mayoría ha evitado llegar a los albergues y en su lugar han hecho de las playas en las costas de Sonoma su refugio.

"La gente simplemente evitó los refugios e intentaron, creo, estar tan lejos del fuego como sea posible, pero también alejarse de la ayuda institucional, a propósito" dijo Hopkins.

(Los bomberos avanzan contra los incendios de California mientras temen más víctimas)

Aunque el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) aseguró que suspendió todos los operativos de inmigración en las áreas impactadas por los fuegos y recordó que no se harán detenciones en refugios ni centros de evacuación, hay una clara sensación de miedo entre los inmigrantes.

Una de las personas que ha preferido no acudir a los refugios es Marta Luna, residente de Santa Rosa y trabajadora en los viñedos de Sonoma desde hace siete años. "Yo mejor me vine con mi familia", dijo a Univision.

"En las redes sociales circulan rumores de que, aunque no pidan papeles en los refugios, sí hay oficiales de migración vestidos como civiles. Uno no sabe si es verdad, pero como están las cosas, podría ser”.

Los que se han atrevido a acudir a estos centros, no se han sentido bien recibidos.

“Pueden decir lo que quieran, pero yo estoy aquí y en este albergue se puede sentir la hostilidad de las fuerzas militares con las personas que a ellos les parecen que no tienen papeles. No se siente bonito”, dijo Emilia, indocumentada que se encuentra en el albergue de Fairgrounds de Santa Rosa, Sonoma.

-Empezar de cero -

El panorama que dejará los incendios a los trabajadores indocumentados será muy duro, según, Armando Elenes, del Sindicato de Campesinos de Sonoma y Napa. "Este año la mayoría de la cosecha de uva, más de 80%, ya se había levantado". La ola de calor había causado una cosecha temprana.

Ahora habrá que esperar a los nuevos brotes en los viñedos. "Por poco que sea lo que se tarde, mientras tanto es desempleo para muchos", explica. "Además, aquí ya había escasez de casas de bajo costo y al quemarse tanta, las rentas van a subir, haciéndolas más inaccesibles para nuestros campesinos".

En la industria vitivinícola, el turismo, la agricultura y el comercio minorista están entrelazados. Estas industrias representan aproximadamente un tercio de la economía de $25 mil millones del condado de Sonoma, que hasta la semana pasada había registrado ganancias sin precedentes.

Los latinos representan el 71% de la fuerza laboral en los viñedos y otras empresas agrícolas de California, y más de 40% de la mano de obra en la industria de turismo, según el Departamento de Desarrollo del Empleo del estado. Por ello, se espera que los incendios repercutirán en la economía del estado por bastante tiempo.

(California, primer estado “santuario” de inmigrantes)

Se estima que hay más de 2 millones de inmigrantes residentes en California que no tienen su documentación en regla.