Más noticias

Zafarrancho en Barcelona en el Día de la Hispanidad en medio de crisis catalana    

En la batalla volaban sillas y otros objetos.

Fuentes afirman que la confrontación se dio entre fanáticos del fútbol.

/ AFP PHOTO / PAU BARRENA

Barcelona.

Una revuelta se se registró al mediodía en Plaza Cataluña al finalizar la manifestación convocada por Societat Civil Catalana con motivo del Día de la Hispanidad.

Según el diario español La Vanguardia, varios grupos se han enfrentado en una batalla campal, lanzándose sillas y otros objetos. El Ayuntamiento ha informado de que un agente de la Guardia Urbana sufrió heridas leves.

Los Mossos d’Esquadra (policía autónoma de Cataluña) han abierto una investigación para determinar las circunstancias de la pelea iniciada alrededor de las 12 del mediodía.

Fuentes apuntan que se trataría de una pelea entre grupos de ultraderecha pero de aficiones futbolísticas rivales. Otras señalan que se trataría de radicales de Yomus, seguidores del Valencia, contra radicales del Frente Atlético.

Los Mossos añaden que estos grupos habrían venido expresamente a la citada manifestación, y que ya han sido identificadas unas 20 personas.

Mira: Tensión y duelo durante la fiesta nacional española, bajo la sombra de crisis catalana

Decenas de miles de personas marcharon este jueves a favor de la unidad de España en Barcelona con motivo de la fiesta nacional, en plena crisis catalana, mientras que el desfile oficial en Madrid se vio teñido de luto por el accidente de un avión militar.

Unas 65.000 personas, según la policía municipal, asistieron a la marcha en la capital catalana, lanzando hostiles mensajes a los dirigentes independentistas de la región.

"Queremos reivindicar el otro bando, que se oiga que hay mucha gente en Cataluña que no está a favor de la independencia", aseguró a la AFP Juan Jiménez, trabajador en una fábrica de automóviles de 26 años.

"Puigdemont a prisión", gritaban muchos en referencia al presidente regional que amenaza con fundar una república independiente en esta región de 7,5 millones de habitantes con un 19% del PIB español y amplias cotas de autogobierno.

El presidente de gobierno, Mariano Rajoy, lanzó el miércoles un ultimátum para que Carles Puigdemont clarifique si declaró o no la independencia.

Dispone hasta el lunes de margen. Si el gobierno catalán no contesta o responde afirmativamente, tendrá hasta el jueves 19 de octubre para rectificar antes de que Madrid tome el control de la región a través del artículo 155 de la Constitución española.

Suspender el autogobierno, algo inédito desde la restauración democrática en España, podría provocar amplias protestas en Cataluña, incluso de fuera del bando independentistas.

Pero la mitad de la sociedad catalana que no desea la independencia tampoco se quedaría de brazos cruzados ante una hipotética secesión: el domingo sacaron cientos de miles a la calle y este jueves volvieron a marchar por Barcelona.

"Cada año por el día nacional solemos salir con la bandera española pero este año incluso más porque tenemos que defender la unidad de España", dijo en la marcha de Barcelona Raquel Martínez, estudiante de 18 años.