Más noticias

Las claves 2016: Personajes polémicos en el mundo

Una campaña plagada de insultos llevó a Trump a la Casa Blanca.

VER MÁS FOTOS
El impredecible Donald Trump pone a temblar al mundo.  Construir un muro en la frontera con México, hacer las paces con Rusia, romper acuerdos comerciales y hacer que los aliados de Estados Unidos paguen más por su propia seguridad. Estas, y otras igual de polémicas, fueron las promesas de campaña que le dieron la sorpresiva victoria a Donald Trump en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre, y que ponen en ascuas al mundo entero.  <br/>
El impredecible Donald Trump pone a temblar al mundo. Construir un muro en la frontera con México, hacer las paces con Rusia, romper acuerdos comerciales y hacer que los aliados de Estados Unidos paguen más por su propia seguridad. Estas, y otras igual de polémicas, fueron las promesas de campaña que le dieron la sorpresiva victoria a Donald Trump en las elecciones presidenciales del pasado 8 de noviembre, y que ponen en ascuas al mundo entero.

El presidente mexicano Enrique Peña Nieto, inició el quinto año de su sexenio (2012-2018) sintiendo el peso de los “asuntos no resueltos” que le provocaron una caída de popularidad sin perspectivas visibles de mejora.

Casos como el de la desaparición de los estudiantes de Ayotzinapa “los ha ido arrastrando” y lo seguirá haciendo mientras “no haya una respuesta clara”, afirmó Ivonne Acuña, catedrática de Ciencias Políticas de la Universidad Iberoamericana.

La popularidad de Peña Nieto cayó este año a mínimos históricos, y según una encuesta publicada por el diario Reforma el mes pasado, únicamente 23% de los ciudadanos aprueba su gestión.

Además de las polémicas que sacudieron al Ejecutivo, a nivel personal, el Presidente se convirtió en la comidilla de las redes sociales por las denuncias de que plagió su tesis de licenciatura y de que la primera dama, Angélica Rivera, usa un lujoso apartamento en Miami que es propiedad de un contratista potencial del Gobierno.

La tendencia hacia la impopularidad, no tiene perspectivas de revertirse, sobre todo teniendo en cuenta las fuertes críticas que provocó la sorpresiva visita del ahora presidente electo de EUA, Donald Trump.

La decisión de Peña Nieto fue vista en el país como un profundo error diplomático y el antiguo ministro de Hacienda, Luis Videgaray, dimitió tras saberse que fue el gestor del encuentro. El aspecto peor evaluado del Presidente es el combate a la corrupción, seguido por la economía y el combate al crimen organizado.