Más noticias

Escándalo de los papeles de Panamá y ampliación del Canal

Este país centroamericano vivió en 2016 un escándalo y un evento que le da renombre mundial.

PAN04. COLÓN (PANAMÁ), 18/02/2016.- Fotografía del proyecto de ampliación del Canal de Panamá en la esclusa de Gatún, en la vertiente atlántica de la vía interoceánica hoy, jueves 18 de febrero de 2016, en la provincia de Colón (Panamá). El principal contratista de la ampliación del Canal de Panamá, Grupos Unidos por el Canal (GUPC), realizará las primeras pruebas de navegación por las nuevas esclusas durante la segunda quincena de mayo, afirmó hoy a Efe un alto directivo del consorcio. EFE/Alejandro Bolívar
PAN04. COLÓN (PANAMÁ), 18/02/2016.- Fotografía del proyecto de ampliación del Canal de Panamá en la esclusa de Gatún, en la vertiente atlántica de la vía interoceánica hoy, jueves 18 de febrero de 2016, en la provincia de Colón (Panamá). El principal contratista de la ampliación del Canal de Panamá, Grupos Unidos por el Canal (GUPC), realizará las primeras pruebas de navegación por las nuevas esclusas durante la segunda quincena de mayo, afirmó hoy a Efe un alto directivo del consorcio. EFE/Alejandro Bolívar

Panamá.

La ampliación del Canal de Panamá, con más de 5,400 millones de dólares invertidos, concentró en 2016 las esperanzas de prosperidad de los panameños, que también sufrieron el desprestigio de la imagen de su país por el escándalo de las firmas offshore conocido como “papeles de Panamá”. Casi una década de trabajos por parte de más de 20,000 personas, la mayoría panameños, culminaron cuando el pasado 26 de junio se abrió al comercio mundial con un fastuoso acto público el tercer juego de esclusas del Canal, construido por un consorcio internacional liderado por la española Sacyr.

Alrededor de 400 barcos neopanamax, con capacidad de hasta 13,000 contenedores, el triple de los que pasan por la vía abierta en 1914, han pasado ya por Panamá y dejado más 302 millones de dólares en ingresos por peajes. Pero la crisis en el comercio mundial golpea las expectativas panameñas y el paso de la carga se ha reducido en general varios dígitos en el último tramo de 2016. Ahora la esperanza es que el comercio del gas de esquisto despunte en 2017 con una nueva ruta que partirá de la costa este de EUA con destino a Asia.

Pero Panamá paga un precio muy alto desde que el 3 de abril pasado estalló el escándalo de los llamados “papeles de Panamá”, la filtración global más grande de la historia, de más de 11 millones de documentos de la firma panameña Mossack Fonseca.

Esa información, obtenida de modo ilegal, reveló el ocultamiento de propiedades de empresas, activos, ganancias y evasión tributaria de líderes de la política mundial, personas políticamente expuestas y personalidades de las finanzas, negocios, deportes y arte.

Las 214,000 offshore usadas por Mossack Fonseca se distribuyeron en 21 paraísos fiscales del mundo, de ellas 100,000 en Islas Vírgenes Británicas, e implicaron a personajes de 14 países de África, 19 de América, 18 de Asia, 19 de Europa y 2 de Oceanía, además de organismos mundiales. EFE