En cuanto a colores, la línea tiene una paleta terracota con caqui, miel y piedra caliza.<br/>
En cuanto a colores, la línea tiene una paleta terracota con caqui, miel y piedra caliza.

Obsesionados con la cultura africana

Las tendencias europeas se han dejado seducir por las texturas y diseños de este continente

Firmas de renombre como la francesa Longchamp sigue a la mujer parisina para apreciar el talento tribal africano.

Y es que se inspiran en la cultura de la tribu Masai, originaria de Kenia y Tanzania, para crear las prendas de su línea Primavera-Verano 2018.

Cachemira, terciopelo, cuero, seda y gamuza de algodón son algunos de los materiales usados para crear chaquetas, vestidos, faldas, gabardinas, zapatos y pantalones. Varias de las piezas están adornadas con efectos gráficos inspirados en las pinturas y esculturas de esta comunidad.

En cuanto a colores, la línea “Cruise” presenta azules marinos combinados con rojos cereza y neutros como negro, beige y blanco brillante, mientras que “Summer” tiene una paleta terracota con caqui, miel y piedra caliza mezclada con pasteles como lila, rosa palo, aguamarina y perla.

Mención aparte para las bolsas, que sorprenden con bordados, borlas, cuentas y detalles neoclásicos en tonos ácidos, basados en la joyería de la África subsahariana. Además, los flecos llegan a nuevos diseños de “Paris Rocks” y “Le Pliage Cuir”, con rayas de matices que evocan los murales étnicos.