Los reconocidos exalumnos de la Central Saint Martins presentaron sus colecciones.
Los reconocidos exalumnos de la Central Saint Martins presentaron sus colecciones.

La vanguardia del diseño londinense marca territorio

Christopher Kane, Roksanda, David Koma fueron los primeros en desfilar en Semana de la Moda Británica

Londres, Reino Unido | AFP | lunes 19/02/2018 - 13:44 UTC-6 | 593 palabras

por Edouard GUIHAIRE

Un grupo, considerado los pilares de la nueva vanguardia de diseñadores en Londres, defendió este lunes su lugar en el penúltimo día de la Semana de la Moda británica.

La fantasía y los pasteles de Roksanda, el cuero y las lentejuelas de David Koma, la transparencia y el encaje de Christopher Kane dieron vida a sus diferentes estilos sobre las pasarelas.

Sin compartir nacionalidades ni edad exhibieron un punto en común: los tres son exalumnos de la Central Saint Martins, la prestigiosa escuela de moda londinense.

roksanda web(800x600)
Roksanda


- Roksanda, la elegancia abstracta -

La serbia Roksanda Ilincic desfila en la capital británica desde 2005 con éxito. Presente en 40 países, su marca dispone de una línea de ropa infantil, Blossom, y frencuentemente viste a estrellas y personalidades entre las que figuran desde Kate Middleton hasta Melania Trump, sin obviar a Emma Watson.

La estilista se inspiró en la artista gráfica Caroline Denervaud, escudriñando en sus formas minimalistas para imaginar un armario desbordante en elegancia y poesía para la temporada otoño-invierno 2018-2019.

Vestidos largos, holgados y luminosos, ajustados a la cintura con cinturones anchos, parecen a primera vista accesorios abstractos que invitan a la contemplación.

Ponchos a rayas, abrigos en cashemir con corte recto hasta mitad de pierna, son elegantes y estructurados a la vez, con texturas acolchadas, pañuelos que cubren todo el pecho.

"Soy una creadora que siempre se fija en las mujeres. Cómo se visten, cómo protejerlas", explica Roksanda Ilincic tras bambalinas.

La paleta ofrece colores que son vibrantes, pasteles y desteñidos, como el amarillo, rosa brillante, azul eléctrico, oro y camel.

david web(800x600)
David Koma


- David Koma, la geometría sexy -

Gran especialista de los vestidos cortos de noche, este georgiano presentó su primera colección con tan sólo 15 años, antes de instalarse en Londres en 2003 y de convertirse en el director creativo de Mugler, entre 2013 y 2017.

Organizado en una iglesia en pleno corazón de Londres, el desfile estuvo repleto de estrellas, con las modelos Lara Stone y Jourdan Dunn en primera línea.

Fiel a su ADN, el creador propone una colección con elegancia y sexy pensando para el mundo de la noche. Los vestidos son cortos, con escote y transparentes. Apretados en la cintura, acampanados en las caderas, de cuero, seda o algodón cubiertos con estampados de plumas o lentejuelas.

Inspirándose en el trabajo del fotógrafo etnológico Edward Curtis (1868-1952), David Koma desplegó una colección cargada en blanco y negro.

Christopher Kane web(800x600)
Christopher Kane


- Christopher Kane, el encaje o nada -

Considerado como uno de los motores de la nueva ola británica, el joven diseñador escocés creó su marca en 2006. Con reputación de ser audaz e inclinado al postmodernismo, Kane ha recibido varias veces los premios Fashion Awards, el máximo galardón de la moda británica.

Este lunes, el diseñador eligió el escenario de la Tate Britain, la galería nacional de arte británico, donde propuso una colección atrevida, casi escandalosa.

Orgullosas de su sensualidad, provocadoras, las modelos de Christopher Kane vistieron minivestidos rojos hechos de un exquisito encaje que se ciñó a sus siluetas y apenas ocultaban algunas partes de sus cuerpos.

Fanático del encaje, el diseñador lo combinó en su colección con un estampado floral de seda para crear pequeños vestidos rectos con botas negras.

A veces, también más sobrio y más enigmático, el guardarropa de Kane parece mirar hacia la Vía Láctea con túnicas negras, largas y rectas, tachonadas con puntos blancos, como tantas estrellas en la noche.