Procedimientos como la aplicación de toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, tratamientos con láser, mesoterapia son efectivos siempre y cuando sean practicados por dermatólogos o cirujanos plásticos.
Procedimientos como la aplicación de toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, tratamientos con láser, mesoterapia son efectivos siempre y cuando sean practicados por dermatólogos o cirujanos plásticos.

¿Buscas juventud?, evita quemaduras

Recurrir a tratamientos estéticos baratos puede tener como resultado quemaduras y úlceras. ¡Ten mucho cuidado!

Los tratamientos que ofrecen desvanecer las arrugas, quitar las manchas y eliminar los depósitos de grasa para recuperar una imagen juvenil pueden parecer “sencillos”, sin embargo, requieren la intervención de médicos expertos, de lo contrario pueden exponerse a quemaduras y úlceras.

Ingrid López, dermatóloga miembro de la Fundación Mexicana para la Dermatología, explica que procedimientos como la aplicación de toxina botulínica, rellenos de ácido hialurónico, tratamientos con láser, mesoterapia o criolipólisis son efectivos siempre y cuando sean practicados por dermatólogos o cirujanos plásticos.

“Son procedimientos francamente médicos. Algunos pacientes que van a otros sitios a realizarse estos procedimientos tienen suerte y no les pasa nada, pero a muchos otros los queman, les hacen úlceras, les dejan manchas o cicatrices”.

“Todo porque se dejaron llevar por alguien que les ofreció el tratamiento a menor precio”, advierte. Explica que se requiere instrucción en anatomía para conocer las estructuras de la cara y la piel. Asimismo, quien los aplique debe conocer las sustancias y sus riesgos, así como la programación adecuada de los aparatos.

Adán Fuentes, dermatólogo, señala que la toxina botulínica es una sustancia que se aplica en dosis pequeñas para paralizar parcialmente el músculo y desaparecer las líneas de expresión. “El riesgo es aplicar una dosis mayor porque eso provoca una parálisis completa. El efecto adverso más común es la caída del párpado, que sucede cuando se aplica una dosis alta en los músculos de la frente”.

En cuanto al uso de materiales de relleno, que se aplican principalmente en glúteos, cadera, muslos y pantorrillas, el dermatólogo aclara que cuando se usan las sustancias adecuadas, como ácido hialurónico o hidroxiapatita de calcio, el procedimiento es seguro. Sin embargo, hay lugares en los que se inyecta a los pacientes sustancias como aceite de bebé, de carro o silicón.

“Lo que ocasionan estas sustancias extrañas se conoce como enfermedad por coadyuvante, que es el rechazo de la sustancia que inyectaron. Hay inflamación, enrojecimiento, aumento de la temperatura en la zona de aplicación, aumento en la dureza de la piel y dolor.

El láser de alejandrita, por ejemplo, se usa para depilación; el láser de Q-Switched, para eliminación de cicatrices, y el láser de CO2 fraccionado, para eliminar las líneas de expresión y manchas producidas por fotoenvejecimiento. Cuando estos procedimientos no son aplicados por médicos especialistas, el riesgo más común son las quemaduras. Por su parte, la mesoterapia es un tratamiento en el que se inyectan diferentes sustancias con agujas pequeñas, de aproximadamente dos milímetros de diámetro, generalmente en el abdomen o las piernas para disminuir la celulitis y reducir la grasa.

“Muchos pacientes llegan con úlceras en cada uno de los sitios donde les picaron porque hacen una reacción alérgica a lo que les inyectan. Es por ello que se debe buscar atención médica especializada, verificar higiene y garantía de autenticidad.