Más noticias

Represas hidroeléctricas

Con los constantes cortes de electricidad con los que la Enee nos está castigando bajo pretexto que están en mantenimiento, es imperativo buscar soluciones a corto y largo plazo. Hoy día que todo funciona con electricidad no podemos estar haciendo cortes del servicio porque la pérdida en producción es millonaria, sin mencionar las pérdidas materiales y de vidas humanas.

A solo seis años de haber inaugurado la represa hidroeléctrica Francisco Morazán, que iba a generar electricidad para toda Honduras y otros países, se comenzaron las instalaciones de generadoras térmicas pertenecientes a particulares, y hoy sufrimos en manos de ellos. La verdad es que la represa Francisco Morazán, conocida como El Cajón, fue creada con la capacidad de albergar ocho turbinas de 75 a 100 megavatios cada una, es decir, con capacidad de producir entre 600 y 800 megavatios; sin embargo solo se instalaron cuatro turbinas, y hoy día trabaja a menos del 40% de su capacidad. Esta represa es la quinta más alta de América, la sexta represa “en arco” más grande, y la decimosexta más alta del mundo. Nos costó 775 millones de dólares y prácticamente se ha dejado abandonada para favorecer a los empresarios de “las térmicas”.

En Honduras tenemos varias centrales hidroeléctricas, como las de Cañaveral y Río Lindo con capacidad de producir 80 megavatios, la represa José Cecilio del Valle o Nacaome, Los laureles, La Concepción, La Esperanza, y en un interesante estudio realizado por Marlon Daniel Martínez denominado “Represas Hidroeléctricas de Honduras” menciona otras más pequeñas: Cortecito y San Carlos, Cuyamapa, Zacapa, Cececapa, Yojoa y Río Yure, señalando que hay más de 40 proyectos grandes realizables. Puntualiza que, en la actualidad, hay 15 proyectos bajo el Mecanismo de Desarrollo Limpio, MDL, que, según la Secretaría de Recursos Naturales y Ambiente (Serna) le han permitido a Honduras ubicarse como líder en venta de bonos de energía limpia en Centroamérica; también menciona 74 pequeños proyectos realizables. Con esa capacidad natural que tiene Honduras de producir energía con sus recursos hídricos es ridículo seguir repitiendo que somos un país pobre, la pobreza es una idea que nos han inculcado nuestros políticos para justificar vivir en la miseria mientras ellos viven en la opulencia.

Como dato interesante mencionaremos la construcción de la represa Belo Monte, en Brasil, que a un costo de 5,500 millones de dólares tendrá la capacidad de producir 11,000 megavatios, y la represa hidroeléctrica de Itaipú que se construyó a un costo de 15 mil millones de dólares, y que fue construida casi al mismo tiempo que El Cajón, con capacidad de producir 14,000 megavatios. Mientras la represa de Itaipú produce 0.9 megavatios por millón de dólares invertidos, y mientras la represa de Belo Monte producirá 2.0 megavatios por millón de dólares, El Cajón produce apenas 0.38 megavatios por millón de dólares invertidos.

Como en Honduras la construcción de cualquier cosa cuesta cuatro veces más que en otras partes del mundo, porque la corrupción es cara, debemos afrontar la corrupción y aprovechar racionalmente nuestras riquezas naturales dándoles mantenimiento a nuestras represas hidroeléctricas y fomentando la construcción de más. La riqueza de Honduras es de todos los hondureños, y todos debemos trabajar en su explotación racional cuidando nuestro medio ambiente.