Más noticias

Los hechos claves del mundo en el 2016

Un repaso de los escándalos que impactaron al mundo

VER MÁS FOTOS
El polémico magnate Donald Trump pulverizó todos los pronósticos en 2016, al ganar primero la candidatura republicana a la Casa Blanca y vencer después en los comicios presidenciales más imprevisibles que se recuerdan en Estados Unidos.<br/>La asombrosa elección de Trump –novato de la política y dueño de un imperio de hoteles y casinos– no tiene precedente en la historia de EUA.<br/>El triunfo del multimillonario neoyorquino en las elecciones del 8 de noviembre frente a la demócrata Hillary Clinton, que no anticipó casi ninguna encuesta, conmocionó no solo a su país sino también al resto del mundo.<br/>Ni sus interminables escándalos (que habrían fulminado a un candidato convencional), ni la oposición de su propio partido, ni el menosprecio de la prensa, ni el desatino de los sondeos impidieron el meteórico ascenso de un candidato por el que nadie daba un centavo cuando se postuló a la Presidencia el 16 de junio de 2015.<br/>Contra viento y marea, Trump hizo caso omiso a sus numerosos detractores y prometió “ganar, ganar, ganar” para “hacer a EUA grande de nuevo”, su famoso lema de campaña.<br/>
El polémico magnate Donald Trump pulverizó todos los pronósticos en 2016, al ganar primero la candidatura republicana a la Casa Blanca y vencer después en los comicios presidenciales más imprevisibles que se recuerdan en Estados Unidos.
La asombrosa elección de Trump –novato de la política y dueño de un imperio de hoteles y casinos– no tiene precedente en la historia de EUA.
El triunfo del multimillonario neoyorquino en las elecciones del 8 de noviembre frente a la demócrata Hillary Clinton, que no anticipó casi ninguna encuesta, conmocionó no solo a su país sino también al resto del mundo.
Ni sus interminables escándalos (que habrían fulminado a un candidato convencional), ni la oposición de su propio partido, ni el menosprecio de la prensa, ni el desatino de los sondeos impidieron el meteórico ascenso de un candidato por el que nadie daba un centavo cuando se postuló a la Presidencia el 16 de junio de 2015.
Contra viento y marea, Trump hizo caso omiso a sus numerosos detractores y prometió “ganar, ganar, ganar” para “hacer a EUA grande de nuevo”, su famoso lema de campaña.