Más noticias

Empresa Portable Hydro Power defiende proyecto en represa El Níspero

La empresa instala dos nuevos generadores en la hidroeléctrica para aumentar la producción de energía.

El cuarto de máquinas pasa monitoreado de forma permanente para distribuir la energía a todo el occidente del país.
El cuarto de máquinas pasa monitoreado de forma permanente para distribuir la energía a todo el occidente del país.

Tegucigalpa, Honduras.

La empresa Portable Hydro Power (PHP) defendió ayer la instalación de dos nuevas turbinas en la represa hidroeléctrica El Níspero y aseguró que este proyecto generará un ahorro de 60 millones de lempiras anuales al Estado al comprar la energía a un precio mucho más bajo al existente en el mercado local.

Los ejecutivos de la empresa respondieron a los cuestionamientos de los representantes del sindicato de la Enee y del Colegio de Ingenieros Eléctricos de Honduras, quienes denunciaron que PHP pretende derivar el agua de la represa para llevarla a sus turbinas, poniendo en riesgo la generación de la hidroeléctrica.

En un comunicado, la compañía expuso que el proyecto de El Níspero es beneficioso para el país y es una idea que nace de los técnicos de la Enee hace varios años para rescatar la inversión desarrollada, debido al deterioro de la cuenca.

Más gigas

La compañía indicó que en 2011 y por indicación de la Enee, PHP Energy comenzó los estudios para la repotenciación de la citada central hidroeléctrica.

Con la ampliación de las dos turbinas se proyecta generar 26 gigavatios por año adicionales a la producción actual de la central, llegando a los 80 gigas anuales.

PHP Energy es un consorcio integrado por la Enee y la comunidad de El Níspero que invertirá 220 millones de lempiras en el proyecto y que generará utilidades al Estado por excedentes de producción estimados en 20 millones de lempiras anuales.

Según la empresa, el proyecto alargará el uso de la turbina actual, ya que la ampliación permitirá usar cada uno de los equipos en su punto óptimo de rendimiento, lo que evitará un desgaste acelerado de la turbina actual.

Por otro lado, generará a la Enee menores gastos de mantenimiento en la turbina actual, al ser usada únicamente dentro de parámetros técnicamente aceptables. Además, se beneficiará a la comunidad del Níspero con la generación de empleos en la zona.