Más noticias

Lobo promete esclarecer crimen del hijo de rectora

La sociedad hondureña aún está consternada por la trágica muerte de los universitarios Rafael Alejandro Vargas Castellanos y Carlos Pineda Rodríguez.

/

La sociedad hondureña aún está consternada por la trágica muerte de los universitarios Rafael Alejandro Vargas Castellanos, 22, y Carlos David Pineda Rodríguez, 23.

El primero era hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Unah, Julieta Castellanos. Vargas Castellanos era pasante de la carrera de sociología, y estaba a punto de culminar sus estudios. Ambos jóvenes fueron víctimas de la imparable ola de violencia que azota al país, y hasta la fecha se desconoce el motivo de ese crimen.

Los universitarios mantenían una amistad de varios años, pero fueron velados de manera separada. El cuerpo de Vargas estaba en la Suyapa, mientras que los restos de Pineda Rodríguez fueron velados en la iglesia católica de la colonia 15 de Septiembre.

El sepelio del hijo de la rectora será hoy a las 3.00 pm en Suyapa.

Crimen

Los jóvenes asistieron a un cumpleaños en la colonia Miraflores la noche del viernes pasado.

Ambos universitarios fueron vistos por última vez a eso de la una de la madrugada, al salir de la casa adonde se celebraba la fiesta.

Pineda Rodríguez llamó a su padre para informarle que su amigo Rafael Alejandro lo llevaría a su casa, ubicada en la colonia los Ángeles, en Comayagüela.

Esa fue la última comunicación que los jóvenes mantuvieron con sus familiares. Los parientes esperaron que ambos llegaran a sus casas, pero nunca más regresaron.

El sábado por la mañana, pobladores de la aldea Villa Real en Cerro de Hula informaron a la Policía que había dos muertos en una hondonada. Los hombres fueron levantados por los forenses como desconocidos, pues en la escena no se encontraron documentos personales ni otras pertenencias como zapatos, billeteras y celulares.

Horas más tarde, los universitarios
fueron reconocidos por sus familiares en la morgue.

El vehículo en el que se transportaban también había desaparecido; posteriormente fue encontrado en la aldea Santa Rosa en la carretera que conduce al sur del país, a unos tres kilómetros donde ultimaron a los jóvenes. El automotor es propiedad de la rectora, el que se encuentra en la DNIC como pieza de investigación.

Investigación

A 48 horas de la muerte de ambos estudiantes universitarios, las investigaciones aún no dan con un responsable de este crimen.

El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, manifestó que se hace lo posible por esclarecer el caso y dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales del crimen. Bonilla mencionó que se hará lo posible para mejorar las investigaciones, para que estos crímenes no queden impunes.“En la Secretaría de Seguridad vamos a fortalecer nuestra unidad de investigación criminal para dar una respuesta a la población”.

De manera extraoficial se conoció que hay al menos cinco equipos de investigación trabajando para esclarecer las muertes. Uno de los equipos es el encargado de indagar a las personas que estuvieron en el cumpleaños. Otro equipo de investigar la escena del crimen. El tercer grupo es el que investigará lo ocurrido con el vehículo. El cuarto equipo es el encargado de la seguridad de la señora Julieta Castellanos; y el otro grupo es que investigará el entorno de la Universidad.

La coordinadora del Observatorio de la Violencia de la Unah, Migdonia Ayestas, manifestó que las investigaciones de los crímenes en el país sólo tienen dos connotaciones: “ajuste de cuentas y sin móviles”. Lamentó la muerte de los jovencitos y dijo que la criminalidad en el país va en aumento sin que los órganos de justicia e investigación tengan resultados contundentes ante las muertes que a diario suceden.

La sociedad hondureña aún está consternada por la trágica muerte de los universitarios Rafael Alejandro Vargas Castellanos, 22, y Carlos David Pineda Rodríguez, 23.

El primero era hijo de la rectora de la Universidad Nacional Autónoma de Honduras, Unah, Julieta Castellanos. Vargas Castellanos era pasante de la carrera de sociología, y estaba a punto de culminar sus estudios. Ambos jóvenes fueron víctimas de la imparable ola de violencia que azota al país, y hasta la fecha se desconoce el motivo de ese crimen.

Los universitarios mantenían una amistad de varios años, pero fueron velados de manera separada. El cuerpo de Vargas estaba en la Suyapa, mientras que los restos de Pineda Rodríguez fueron velados en la iglesia católica de la colonia 15 de Septiembre.

El sepelio del hijo de la rectora será hoy a las 3.00 pm en Suyapa.

Crimen

Los jóvenes asistieron a un cumpleaños en la colonia Miraflores la noche del viernes pasado.

Ambos universitarios fueron vistos por última vez a eso de la una de la madrugada, al salir de la casa adonde se celebraba la fiesta.

Pineda Rodríguez llamó a su padre para informarle que su amigo Rafael Alejandro lo llevaría a su casa, ubicada en la colonia los Ángeles, en Comayagüela.

Esa fue la última comunicación que los jóvenes mantuvieron con sus familiares. Los parientes esperaron que ambos llegaran a sus casas, pero nunca más regresaron.

El sábado por la mañana, pobladores de la aldea Villa Real en Cerro de Hula informaron a la Policía que había dos muertos en una hondonada. Los hombres fueron levantados por los forenses como desconocidos, pues en la escena no se encontraron documentos personales ni otras pertenencias como zapatos, billeteras y celulares.

Horas más tarde, los universitarios
fueron reconocidos por sus familiares en la morgue.

El vehículo en el que se transportaban también había desaparecido; posteriormente fue encontrado en la aldea Santa Rosa en la carretera que conduce al sur del país, a unos tres kilómetros donde ultimaron a los jóvenes. El automotor es propiedad de la rectora, el que se encuentra en la DNIC como pieza de investigación.

Investigación

A 48 horas de la muerte de ambos estudiantes universitarios, las investigaciones aún no dan con un responsable de este crimen.

El ministro de Seguridad, Pompeyo Bonilla, manifestó que se hace lo posible por esclarecer el caso y dar con el paradero de los autores materiales e intelectuales del crimen. Bonilla mencionó que se hará lo posible para mejorar las investigaciones, para que estos crímenes no queden impunes.“En la Secretaría de Seguridad vamos a fortalecer nuestra unidad de investigación criminal para dar una respuesta a la población”.

De manera extraoficial se conoció que hay al menos cinco equipos de investigación trabajando para esclarecer las muertes. Uno de los equipos es el encargado de indagar a las personas que estuvieron en el cumpleaños. Otro equipo de investigar la escena del crimen. El tercer grupo es el que investigará lo ocurrido con el vehículo. El cuarto equipo es el encargado de la seguridad de la señora Julieta Castellanos; y el otro grupo es que investigará el entorno de la Universidad.

La coordinadora del Observatorio de la Violencia de la Unah, Migdonia Ayestas, manifestó que las investigaciones de los crímenes en el país sólo tienen dos connotaciones: “ajuste de cuentas y sin móviles”. Lamentó la muerte de los jovencitos y dijo que la criminalidad en el país va en aumento sin que los órganos de justicia e investigación tengan resultados contundentes ante las muertes que a diario suceden.

Julieta Castellanos,UNAH,Porfirio Lobo Sosa,Funeral,