Más noticias

OEA dilata conclusiones sobre elecciones en Honduras

La Misión de Observadores de la OEA ya tiene en su poder toda la información e incluso ha verificado sus propias recomendaciones, pero por el momento mantiene un silencio preocupante que no ayuda a la gobernabilidad

El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, debe pronunciarse sobre las indagaciones de los resultados de las elecciones en Honduras.
El secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, debe pronunciarse sobre las indagaciones de los resultados de las elecciones en Honduras.

Tegucigalpa, Honduras

La Organización de Estados Americanos (OEA) está dilatando su informe sobre el proceso electoral en Honduras tras participar en la verificación de las seis recomendaciones que su propia misión hizo al Tribunal Supremo Electoral (TSE).

Fuentes cercanas a todo el proceso electoral dijeron que la propia Misión de Observación de la OEA y un equipo de técnicos enviados a Honduras ya han recibido toda la información e incluso han verificado los puntos más conflictivos de sus recomendaciones.

Se esperaba que la OEA iba a pronunciarse el jueves pasado o este viernes y no ha sido así y ahora se habla de que será hasta la próxima semana, esta situación ha preocupado al entorno del Tribunal Supremo Electoral en vista de que se acerca la fecha de la declaratoria oficial.

Para hacer la declaratoria oficial según la Ley hay fecha tope hasta el 26 de diciembre, el TSE espera que primero se pronuncie la OEA sobre el cumplimiento de las seis recomendaciones hechas.

Esta dilatoria ha dado más espacio también a las revueltas callejeras de los partidarios más radicalizados de la Alianza, que este viernes volvieron a salir a las calles y han provocado daños a bienes estatales y privados y han obstaculizado las vías públicas. Miles de personas han llegado tarde a sus trabajos.

La OEA planteó seis puntos: la verificación de las 1,006 actas especiales, el recuento de 5,000 actas que cuestionaba la Alianza, ampliar el proceso de impugnaciones, auditoría forense al sistema de transmisión electoral, verificar la participación electoral en los departamentos de Intibucá, la Paz y Lempira y verificar los nombres de los representantes en las mesas electorales de Atlántida, Colón y Yoro.

Todos estos seis puntos fueron atendidos, incluso con la presencia de los mismos observadores de la OEA, de la Unión Europea y de decenas de observadores nacionales de la empresa privada, organizaciones no gubernamentales y Colegio de Abogados de Honduras, entre otros. La OEA ha enviado a varios equipos técnicos y a nivel político para indagar y verificar estos puntos.

La situación de Honduras ha sido tomada más bien como un rifirrafe entre la OEA y algunos gobiernos izquierdistas como el de Nicolás Maduro, de Venezuela y Evo Morales, de Bolivia. Estos gobiernos y otros líderes de la izquierda han cuestionado al secretario general de la OEA, Luis Almagro, que igual, ha cuestionado esas democracias.

Almagro ha hecho fuertes cuestionamientos en el pasado a la democracia de Venezuela de Nicolás Maduro y ahora Honduras es utilizada en sus pleitos bilaterales que parece subieron a un tono personal.

Ante la tardanza de la OEA de pronunciarse sobre las últimas acciones del TSE, fuentes cercanas a este proceso indican que ya se le ha planteado a Luis Almagro que entre más pronto se pronuncie más rápido se avanza en lo que resta de la jornada para cerrar el ciclo que la misma comunidad internacional ha estado demandando.

Se ha tenido acceso a comunicaciones entre personeros hondureños y Luis Almagro a quien le han planteado que aunque a estas alturas ya se sabe toda la verdad del proceso electoral, pero se mantiene en silencio, esa decisión, hace que cualquier mentira cobre vida, y esa actitud favorece a generar ingobernabilidad en el país, por lo tanto es urgente que la OEA se pronuncie sobre las conclusiones finales de las elecciones.

Una de las personas que ha tenido comunicación con Almagro ha sido el excanciller hondureño, Arturo Corrales, quien según fuentes consultadas, le ha hecho ver al secretario general de la OEA que este silencio a la verdad, contribuye a generar un clima de ingobernabilidad en el país, que es aprovechado por grupos radicales y de otros sectores.

De acuerdo a los resultados finales de las elecciones y escrutadas las 18,128 urnas, el candidato del Partido Nacional, Juan Orlando Hernández, logró imponerse con una diferencia de 1.5 por ciento de los votos contra el candidato de la Alianza de Oposición, Salvador Nasralla. Ese porcentaje significa 54,438 votos.