Más noticias

Una candela desató infierno en cárcel de Comayagua

<p>LA PRENSA revela la cronología del incendio donde murieron 361 personas, contada por los internos.</p>

/

La sospecha de que el responsable de comenzar el incendio en la penal de Comayagua. El fuego se extendió con una velocidad asesina que dejó sin oportunidad a los reclusos que no sabían qué hacer. De la celda seis, las llamas llegaron a la siete, luego a la ocho, nueve y la 10.

Los gritos desgarradores de auxilio y terror de los presos se escuchaban a kilómetros de distancia, como se comprueba en el video que filmó Carlos García del incendio en el penal, en el cual se ven las llamas y se escuchan los alaridos de los reclusos.

El llamado a abrir las rejas era el “llavero”, policía penitenciario encargado de vigilar por las noches las bartolinas y quien tiene las llaves de los candados. Los presos aseguraron que Víctor Mejía, el “llavero” del penal de Comayagua, simplemente desapareció en ese momento.

Este guardia fue trasladado, con otros cinco policías del penal, a otro lugar que no ha sido relevado.

José Enrique Guevara, sobreviviente de la celda seis, donde el fuego empezó, dijo que, de no ser por Marco Antonio Bonilla Ávila, el famoso Chaparro, la tragedia habría sido mayor.

“El fuego los mató a casi todos en la celda seis, pero cuando pensé que iba a morir llegó él y me abrió. La reja de la celda seis fue la primera a la que llegó”, expresó el superviviente.

Unos salieron por el techo y otros rompieron los candados; todos luchaban por su vida. Una vez fuera de las celdas, varios de los presos corrieron al muro inferior de la cárcel, escalaron por la celda de castigo y saltaron al vacío huyendo de las llamas.

Otros fueron evacuados poco después. Muchos de los internos afirman que mientras trataban de escapar les dispararon en varias ocasiones desde la torre del ala derecha inferior del penal, lo cual demuestra que aún hay mucho que decir de esta historia.