Más noticias

MP investiga en sede de los Cobras depósitos de armas

<p>Los peritajes son para esclarecer la pérdida de 300 fusiles FAL y 300,000 proyectiles.</p>

/

Fiscales del Ministerio Público llegaron ayer al Comando de Operaciones Especiales, Cobras, para hacer una inspección en los furgones donde se guardan las armas.

El lunes pasado trascendió que en agosto se perdieron 300 fusiles automáticos ligeros (FAL) y 300,000 proyectiles del escuadrón Cobras.

El hecho fue confirmado por Seguridad, aunque muchos oficiales afirmaban desconocer este nuevo robo.

El Ministerio Público hace lo propio en las investigaciones con el fin de llegar al fondo de lo que aconteció y entablar las diligencias ante los órganos correspondientes.

Diligencia en los Cobras

La mañana de ayer, fiscales del Ministerio Público realizaron una diligencia en la Unidad Cobra, donde inspeccionaron tres contenedores para verificar la pérdida del armamento.

Lo anterior lo confirmó el director del cuerpo policial, comisionado Carlos Roberto Aguilera Mendoza, quien tiene apenas 15 días de haber asumido el cargo.

El oficial reveló que los fiscales dieron fe de que los furgones estaban totalmente cerrados.

También verificaron los inventarios de las armas y libros de novedades para conocer a partir de cuándo fueron llevados allí y bajo la responsabilidad de quién estaban.

Son tres furgones, prosiguió, los que estaban en depósito en estas instalaciones, de lo que ya existe una denuncia anterior; por tanto, hay investigaciones que se hicieron anteriormente.

Aseguró que no tiene conocimiento de cuántas armas son las desaparecidas, porque se trata de un faltante que los fiscales van a corroborar cuando hagan el estudio de los inventarios y revisen las novedades de los libros anteriores, de 2008 hasta la fecha.

Se confirmó que hay un faltante porque en realidad un lote de armas fue enviado de la sección de Recursos Materiales del cuartel general y al momento de verificar, en el mes de julio o agosto, ya se encontró ese faltante.

El oficial confió ayer que se levantó un acta para ver lo que encuentra a su llegada y patentizar qué es lo que hay, levantar inventarios con actas notariales y “próximamente vamos a solicitar la destrucción de estas armas”.

Indicó que la mayoría del material bélico que aún está en los contenedores está en mal estado. De hecho, hay muchas armas hechizas o “chimbas”.

Manifestó que la decisión de destruir las armas es de Auditoría Interna y de la Sección de Recursos Materiales del cuartel general de Casamata.