Más noticias

Maestros ni dejaron hablar al Gobierno; el paro sigue

La nueva oportunidad para limar asperezas entre el magisterio y el Gobierno fue tirado al cesto.

Querían dialogar, pero la nueva oportunidad para limar asperezas entre el magisterio y autoridades del Gobierno fue tirado al cesto de la basura.

El diálogo programado ayer en Casa Presidencial no prosperó.

La dirigencia magisterial contó con representantes de los seis colegios; mientras que la parte del Gobierno fue representada por el titular de Educación, Alejandro Ventura, y el secretario de Planeación, Arturo Corrales.

“El diálogo se convirtió en un ultimátum de cuatro puntos, los maestros no nos permitieron hablar al ministro Ventura y a su servidor” aseguró Corrales.

Según lo explicado por el funcionario, el presidente Porfirio Lobo dejó órdenes precisas. El diálogo de ayer estimaba incorporar a las peticiones de los docentes la única propuesta del Gobierno: devolver a más de 2.3 millones de niños hondureños el derecho a la educación.

La dirigencia magisterial reiteró los cuatro puntos fundamentales para retornar a las aulas de clase: que se vuelva a indexar al salario mínimo el salario de los maestros, que el Tribunal Superior de Cuentas cese las investigaciones y deducciones de responsabilidades, que el Congreso Nacional no socialice la ley de participación comunitaria de la educación, y por último que se retire de inmediato la comisión interventora del Inprema.

“Si llegábamos a un arreglo en esto, el Presidente anunciaría que él se incorporaría al diálogo; sin embargo, ellos no sólo exigen esos cuatro puntos, sino que el Presidente lo decida hoy mismo-ayer-”, señaló Corrales.

No quieren colaborar

La dirigencia magisterial fue intransigente, según los funcionarios.

Aseguraron que si el diálogo no se desarrollaba con el presidente de la República no iban a ceder en cuanto a sus amenazas de paralizar el país mañana y que el paro general de labores continuaría de forma indefinida.

El Gobierno tampoco cedió, y a pesar de que los maestros ya habían exigido que el Presidente se hiciera presente, se informó que Pepe tenía “una agenda muy ocupada este día (ayer).

El ministro de Educación, Alejandro Ventura, dijo que la decisión “es lamentable, ellos (dirigentes) no venían con la buena voluntad de más que venir a presentarse a Casa Presidencial y no querían un diálogo transparente”.

No cederá

La representación gubernamental indicó que el compromiso del Presidente es no ceder en cuanto a solicitar el retorno de los maestros a las aulas.

“Responsablemente el Gobierno no va abandonar a la inmensa mayoría del pueblo hondureño a su derecho de ser educado. El decreto de emergencia es una exigencia porque el mandato fundamental es suplir los servicios públicos en buena forma y en eso el Gobierno va a ser inquebrantable”, advirtió el ministro de Seplan.

El presidente del Colegio de Pedagogos de Honduras, Colpedagogos, Joel Almendárez indicó que “si a las 12 de noche, el Presidente nos llama, a esa hora nos venimos”.

No obstante, anunciaron una gran movilización mañana en la capital y en el resto del país. Al la manifestación convocada también se suman transportitas, estudiantes, zelayistas, campesinos y hasta la comunidad gay.

Mañana se sentirá decreto de emergencia

El ministro de Educación, Alejandro Ventura, aseguró que el decreto que permite al Gobierno la contratación inmediata de nuevos docentes se hará sentir mañana.

“Tenemos la obligación de normalizar el sistema educativo nacional, hacemos un llamado al magisterio a nivel nacional que ha estado trabajando responsablemente que nosotros vamos a protegerlos” indicó.

Asimismo, advirtió a los docentes faltistas que abandonaron las aulas que desde mañana el maestro que no esté presente en su centro educativo, “de inmediato con la aplicación de este decreto comenzaremos las contrataciones directas”.

La meta del Gobierno es impedir que más niños y jóvenes sigan sin recibir clases, advirtieron ambos funcionarios.