Más noticias

Analizan plebiscito para cambiar Estatuto del Docente en Honduras

Con esto el Congreso estaría conociendo la opinión de los padres de familia en derogar o no el Estatuto.

El Congreso Nacional, CN, analiza la posibilidad de convocar a un plebiscito para conocer la opinión de los padres de familia con respecto si están o no a favor que se derogue el Estatuto del Docente.

Mario Alexander Barahona, diputado nacionalista por Francisco Morazán, confirmó que alrededor de 72 parlamentarios estarían dispuestos a convocar a una consulta popular para debatir la cuestión de los maestros.

Ésta y otras reacciones hubo en el Congreso Nacional luego que los maestros paralizaron el sector educativo exigiendo que se restablezca el Estatuto del Docente, supuestamente derogado por un error en unos de los artículos de la Ley de Presupuesto.

Barahona indicó que no hay motivo para que se generen esas protestas porque la secretaría del Congreso ya remitió a la Tipografía Nacional la rectificación a través de una fe de erratas. No obstante, advirtió que si los maestros continúan con sus paros, afectando a millares de niños, él promoverá que se convoque a un plebiscito para consultarle a la población si está o no de acuerdo con que se derogue el Estatuto del Docente.

Encuesta: ¿Apoyaría plebiscito para cambiar el Estatuto del Docente?

El Secretario de Educación, Alejandro Ventura, aseguró que las acciones irresponsables del algunos maestros pone en riesgo el Estatuto y éstos se convierten en aliados de la educación privada.

Ventura, quien antes de asumir el cargo de ministro de Educación fue dirigente magisterial, aseguró que los docentes no pueden estar defendiendo la educación pública convocando a paros por razones no justificadas.

“Luego de tantos atropellos a la educación, hay padres de familia que hasta dejan de comer para poder mandar a sus hijos a las escuelas privadas y esto convierte a los maestros en los mejores aliados de la educación privada”, advirtió Ventura. Recomendó al magisterio buscar otra forma de hacer sus reclamos, por lo que invitó a la dirigencia a dialogar. Asimismo, reiteró que las deducciones de días no laborados de los maestros que se ausentaron el pasado viernes 11 y ayer serán vigentes en la planilla de pago de marzo.

Protestas

Para fortuna de millones de niños y jóvenes, el paro convocado por los dirigentes zelayistas de la Federación de Organizaciones Magisteriales, FOMH, no tuvo el respaldo de las bases.

Se constató que en varias escuelas y colegios de las principales ciudades del país hubo clases. “El magisterio no tiene unidad de criterio, hay división y eso motiva cierta inestabilidad. Por eso en esta institución educativa hemos tomado a bien continuar con el pacto hecho con padres de familia de impartir los 200 días de clase”, indicó Mario Mejía Pineda, director de una escuela capitalina. A pesar de que la mayoría de la población opina que en esta ocasión los paros de clases son injustificados, ayer los dirigentes pretendieron hacer el desorden en varios puntos del país.

Las revueltas se registraron en la zona fronteriza Guasaule, en Choluteca, La Ceiba y Choloma en el departamento de Cortés y Atlántida, donde las protestas causaron el caos vehicular.

Denuncian a maestros

Mientras tanto, el pleno de la dirigencia magisterial fue denunciado ayer ante el Ministerio Público por la comisión de cuatro delitos.

El escrito lo presentó Mercedes Elizabeth Saravia, actuando en condición de presidenta de la Asociación Hondureña de Padres de Familia Volvamos a Clases. En la denuncia se imputa a la dirigencia magisterial la comisión de cuatro delitos referidos a violaciones a derechos humanos y actos de corrupción, por los reiterados paros de labores en el sistema educativo público.

Se formalizó la denuncia en contra de “Edwin Oliva, presidente del Colprosumah; Edgardo Antonio Casaña Mejía, presidente del Coprumh; Joel Almendárez, presidente de del Colpedagogosh; Jaime Rodríguez, presidente del Copemh; a Bertín Alfaro, presidente del Sinprodoh; y Armando Gómez, presidente del Pricphma, por la comisión de los delitos de abuso de autoridad, malversación de caudales públicos, sedición y desacato, cometidos en perjuicio de la administración pública y de la seguridad interior del Estado, así como de la violación flagrante de los derechos del niño”, expone la denuncia. Copia de esta denuncia se remitió al Tribunal Superior de Cuentas y Ministerio de Educación para la deducción de responsabilidades civiles y administrativos.

Detienen a 29 maestros que participaron en protestas en La Ceiba

La Ceiba. 29 maestros fueron detenidos por agentes de la Policía Nacional Preventiva cuando tenían tomada la carretera a la altura del puente sobre el río Danto en La Ceiba.

Los manifestantes ya habían sido desalojados junto a miembros de la Asociación de Taxis, Ataxis. Los ruleteros desistieron de la protesta, pero los docentes se dirigieron a la escuela José Trinidad Reyes del barrio Danto para después retomar las acciones de interrumpir el paso de vehículos sobre el puente; ante ello, los elementos de la Policía procedieron a lanzar gases lacrimógenos contra los manifestantes, quienes se refugiaron en distintas viviendas.

Los docentes en su mayoría eran procedentes de los municipios de La Ceiba, La Masica, San Francisco y Arizona, fueron trasladados a las instalaciones de la Policía, pero no fueron ingresados a las celdas. Mientras tanto, un grupo de maestros se apostaron en las afueras de la departamental de Policía demandando la liberación de sus compañeros.

El comisario José Edgardo Ayala se reunió con los detenidos, líderes magisteriales, representantes del Comisionado de los Derechos Humanos, Conadeh, y Ministerio Público, donde llegaron a un acuerdo de que si reinciden en violentar el derecho de la libre circulación de la población serán remitidos a los entes competentes para deducirles la responsabilidad del caso.

Se elaboró un acta en la que firmaron las demás instituciones, menos los docentes, en la que se comprometían de no continuar con las manifestaciones donde se interrumpe la libre locomoción.

Los docentes permanecieron detenidos por cuatro horas y sólo tuvieron acceso a ellos los apoderados legales de los gremios magisteriales. Posteriormente fueron dejados en libertad.