Más noticias

Unidos en un grito: “sí a la paz y a la democracia”

La Iglesia Evangélica pidió a Dios para que se honre la justicia y la legalidad. Además clamó por orientación para las autoridades, pues le inquieta la polarización extrema que se percibe en el país

/

Un estruendoso sí a la libertad, un sí al respeto a la Constitución y un sí a vivir en paz lanzaron los sampedranos en el marco de la caminata por “La unidad nacional en paz y libertad”.

La tarde de ayer fue histórica para el país, pues aproximadamente cien mil personas se unieron en defensa de sus leyes y proclamaron bendición para su tierra. A partir de las dos de la tarde, sampedranos de diferentes clases sociales, niños, jóvenes y adultos abandonaron sus casas y trabajos y llegaron frente al centro comercial Megaplaza, en la 15 avenida y primera calle, con el único objetivo de que se escuchara la voz del verdadero pueblo que desea seguir viviendo en democracia.

Líderes evangélicos y miles de personas les pidieron a las Fuerzas Armadas que no vayan a traicionar al pueblo respaldando la consulta ilegal que promueven el presidente Manuel Zelaya y sus allegados.

Cada paso que daban era con la mirada y la fe puesta en Dios para que oriente a las autoridades a fin de que tomen las mejores decisiones.

No hubo en la marcha a quien no se le erizara la piel cuando los miembros de las iglesias cristianas entonaron alabanzas como “Te pido la paz para mi ciudad” y gritaban “Libertad, libertad, libertad” y “Cristo vive”.

Durante la hora que duró el recorrido, los ciudadanos agitaban sus pañuelos y no se cansaron, pues su espíritu patriótico era más fuerte que los propios rayos del sol.

“Vine a marchar porque quiero que en mi país se respete la Constitución. Nadie me pagó, simplemente no quiero un país de izquierda, sino de prosperidad para mis hijos y nietos”, expresó Haydee Villalta, de 64 años, residente en Lomas de San Juan.

Velar por la Constitución

El momento clave fue cuando la caminata pisó la intersección de la primera calle frente al Ferrocarril Nacional. Sobre un estrado, los líderes cristianos empezaron a proclamar a Honduras bendita después de haber entonado juntos el Himno Nacional.

El pastor Roberto Marroquín leyó el pronunciamiento oficial en el que reiteró los objetivos principales de la caminata.

“El primer objetivo: velar por el respeto a la Constitución. Reconocemos la necesidad de cambio y de transformación hacia una sociedad justa, pero eso debe hacerse enmarcado en ley. El artículo 40 de nuestra Constitución señala el deber ciudadano de defender y velar porque se cumplan la Constitución y las leyes”.

El segundo objetivo fue abogar por la unidad nacional. “Nos inquieta que lleguemos a una polarización extrema en la familia hondureña, irrespetándose la convivencia en paz, que nuestros líderes son llamados a hacer prevalecer en un Estado democrático y de derecho”, leyó Marroquín.

El tercer objetivo de la multitudinaria caminata fue orar por las autoridades de Honduras. El presidente de los pastores de esta ciudad, Evo Morales, invitó a todos los participantes a cerrar sus ojos y elevar su voz al cielo.

“Bienaventurado el pueblo cuyo Dios es el Dios de Jacob. Proclamamos que Honduras es una tierra bendita, tus hijos te bendicen. Proclamamos paz y entendimiento sobre tu pueblo. Viva Honduras, viva la Constitución”, exclamó.

El presidente de la Confraternidad Evangélica de Honduras, Oswaldo Canales, dijo que Dios quiere que seamos humildes y podamos dialogar.

“La iglesia cristiana es respetuosa de la ley. Que no se salten cercas. Hagámoslo de la forma correcta, no desordenada”, expresó en alusión a la consulta que el presidente Zelaya promueve para el próximo fin de semana, a quien dijo que Dios lo puede tocar para que reflexione. En general, las iglesias cristianas expresaron su clamor a Dios para que se honren la justicia y la legalidad.

“Clamamos con ruego para que Dios guíe a nuestros gobernantes. Este día -ayer- marcamos la historia de un nuevo tiempo de participación activa de los cristianos por la unidad nacional, por el respeto a la legalidad en paz y libertad”, dictaba el pronunciamiento.

“Un grupo quiere violar las leyes”

“La marcha significa la preocupación del pueblo hondureño por el temor que tenemos de que se rompan el orden constitucional y las leyes de Honduras. Estamos de acuerdo con que se deben respetar la Constitución de la República y las leyes porque sabemos que nuestro país corre peligro, pues un grupo las quiere violentar.

Nos estamos manifestando públicamente porque no estamos de acuerdo con que se violente la Constitución.

No sólo es la caminata, sino que estamos orando para que quienes quieren hacer algo ilegal contra el país vean la reacción del pueblo. La población está preocupada. Hasta los reservistas del Ejército acudieron a la marcha por la democracia”.

Leonardo Martínez
Pastor Ministerios Tehos

“Queremos una Honduras democrática”

“Esa consulta es ilegal. Hay que respetar las leyes y aquí estamos todos apoyando la democracia por la paz y la tranquilidad de Honduras y por los valores de la familia hondureña. Esperamos que el Presidente entienda porque aquí está reflejada la verdad manifiesta del pueblo. La gente vino pacíficamente, con el interés de tener una

Honduras democrática con la que todos soñamos y anhelamos. El Presidente debe tener claro que se le acarrean responsabilidades penales y civiles si persiste en estas acciones contrarias al derecho. Ya la Constitución y el Código Penal son claros y esperamos que los entes contralores del Estado y los operadores de justicia deduzcan de oficio la responsabilidad penal de aquellos que violentan las leyes de nuestro país”.

Alceste Menardi
Pte. Colegio de Abogados

“La consulta nos dirige al continuismo”

“El pueblo sampedrano ha venido a marchar porque queremos vivir en armonía, unidad y paz.

Aquí hay personas de todos los estratos sociales dispuestas a luchar en defensa de nuestra Constitución. No queremos imposiciones, encuestas ilegales ni derroche de dinero para promover una cuarta urna cuando nuestro país sigue sumergido en la inseguridad y la pobreza. Sólo Dios y la unificación de todo un pueblo puede detener a los sedientos de poder. El sampedrano debe irse el próximo domingo en familia a la playa, a la iglesia, de compras, que ignoren por completo la consulta que únicamente se dirige a llevarnos a un continuismo. Aquí quedó demostrado que los sampedranos no queremos consultas ilegales”.

Alfonso Faraj
Comité de la Unidad en Paz

“Todos en un solo clamor: paz y unidad”

“No cabe duda de que el pueblo sampedrano se ha pronunciado y refleja el deseo de vivir una vida en paz, unidad y democracia. Los manifestantes hemos expresado al Gobierno que respete nuestra Constitución. San Pedro Sula sigue hundida en problemas de inseguridad con lento crecimiento y desarrollo.

Debemos quedarnos el domingo en casa y demostrar de esta forma que estamos en contra de un continuismo que lo único que busca es obtener un beneficio propio sin importar el bienestar de la sociedad. Invito a todos los sampedranos a que nos unamos en un solo clamor: paz y unidad, rechazando una consulta ilegal, una cuarta urna con la que lo único que se quiere es un continuismo del gobierno actual”.

Arturo Bendaña
Candidato a alcalde

“La población ama la democracia”

“Nuestro pueblo quiere y exige respeto y que no se nos manipule. La marcha demuestra y lleva un único mensaje: queremos vivir en paz, que se respete la Constitución y que no exista más crisis política en el país.

Reflexione, señor Presidente. Los hondureños nos hemos volcado a pronunciarnos en defensa de nuestra patria. Los manifestantes no queremos que se sigan violentando las leyes del país. Aquí quedó evidenciado que la población ama la democracia y anhela vivir en paz. Los ciudadanos no debemos salir el domingo a apoyar la encuesta, no debemos prestarnos a ese juego que lo único que ha hecho es crear incertidumbre en la nación. Que Dios bendiga a Honduras y a cada uno de los que la habitamos”.

Evo Morales
Asociación de pastores

“Necesitamos defender la Constitución”

“El objetivo es que no se altere el orden constitucional y que se respeten las leyes de nuestro país.

Es impresionante. Estamos agradecidos con Dios por despertar el corazón del pueblo, no sólo del pueblo cristiano o evangélico, sino de toda la sociedad.

La Constitución de la República de Honduras es una gran Constitución. No digo que perfecta porque los tiempos cambian y hay que reformar ciertos artículos para ir de acuerdo con los tiempos de la sociedad moderna. Sí uno la revisa, se da cuenta de que tiene muchos fundamentos bíblicos, entre ellos, protege mucho a la familia. Por eso necesitamos defenderla y si se hacen cambios deben ser enmarcados en un contexto jurídico y sin violar ningún precepto que la ley establece”.

Roberto Marroquín
Pastor