Más noticias

Plagiario muere en frustrado secuestro

Una acción positiva ejecutó la Policía Nacional Preventiva ayer en la avenida Juan Pablo Segundo, en el noreste de la ciudad, al frustrar el secuestro de un empresario.

/

Una acción positiva ejecutó la Policía Nacional Preventiva ayer en la avenida Juan Pablo Segundo, en el noreste de la ciudad, al frustrar el secuestro de un empresario.

El afectado fue interceptado por unos individuos en la 2 calle y la avenida Junior a las 7:30 de la mañana cuando se dirigía a abrir su negocio de venta de repuestos. Cuatro sujetos armados llegaron en un Toyota Corolla, rojo, placas PCW9305 y luego de bajarse del carro se acercaron a Alfredo Hernández cuando caminaba hacia la puerta de su negocio y lo tomaron por la fuerza.

Se produjo un forcejeo entre Hernández y los malhechores, quienes lo obligaron a ingresar al vehículo encañonándolo con unas pistolas.

Lo golpearon

Según la información brindada por la Policía Nacional Preventiva, Hernández fue golpeado por los delincuentes para meterlo al carro.

Cuando los secuestradores se llevaron en el automóvil al empresario, la Policía fue alertada -por teléfono- del hecho y le informaron las carcterísticas del automotor de los maleantes.

Las patrullas del sector y de otras áreas de la ciudad se movilizaron de inmediato en busca del carro en que se llevaban a Alfredo Hernández. El inspector de policía Byron Martínez mencionó que lo que ayudó en la operación de rescate de Hernández fue la rápida reacción de los equipos policiales.

“Con los desplazamientos de agentes que andan en motos y varias patrullas logramos darle persecución al vehículo en el que llevaban al empresario”, expuso Martínez.

Una operación llamada “cierre de ciudad” se activó de inmediato al conocer lo sucedido y eso ayudó a evitar el secuestro de Alfredo Hernández, un conocido empresario de la venta de respuestos automotores en la ciudad.

Varios policías motorizados fueron los primeros en localizar el automóvil en el que llevaban a Hernández.

Los uniformados empezaron la persecución del vehículo sin abrir fuego contra el carro para no poner en riesgo la vida de Hernández. “El tiroteo lo iniciaron ellos -los secuestradores- hacia los policías preventivos, pero nosotros actuamos con responsabilidad y no pudimos contestar la balacera en ese momento”, aseguró Martínez.

Unas cuadras más adelante con el carro en marcha, los delincuentes lanzaron a Hernández a la calle a la altura de la 8 calle y la avenida Juan Pablo Segundo, conocida como Circunvalación, a la altura de la colonia Smith. Luego de que dejaran abandonado al empresario, el automotor de los secuestradores fue a impactar con un carro turismo por la presión que ejercían sobre ellos los policías que los perseguían.

Hernández fue auxiliado por otros policías y vecinos, llevándolo a un centro hospitalario para recibir asistencia médica por las lesiones que sufrió en la caída y los golpes de parte de los secuestradores.

Matan a plagiario

Después de que los maleantes chocaron con el turismo, los policías abrieron fuego contra ellos y mataron a uno.

En el acto capturaron a los otros tres individuos. Las autoridades policiales manifestaron que la colaboración de la ciudadanía de denunciar rápido el hecho ayudó a que la operación tuviera éxito porque se frustró el secuestro del empresario.

El malhechor ultimado respondía al nombre Roberto García Bautista, de 21 años, cuyo cuerpo quedó fuera del automóvil cerca de una de las puertas traseras. Isaías Romero, otro de los supuestos secuestradores, fue capturado cuando intentaba huir en veloz carrera.

Los heridos responden a los nombres Edy Lenín Merino Mejía, 29, quien fue fichado por robo el 3 de setiembre de 2002, y Nery René Gonzales.

Las autoridades policiales informaron que Nery René Gonzales es un agente policial activo asignado al Grupo Especial Antisecuestros, Geas, de La Ceiba. Los heridos fueron llevados al hospital Mario Rivas, donde están bajo custodia policial.

LA PRENSA intentó obtener la reacción de Hernández, pero no fue posible, y sus familiares no dieron declaraciones.