Más noticias

Cohep: Honduras perdió en 30 días L150 millones en impuestos por crisis en Nicaragua

Santiago Herrera, representante del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep), habló sobre el impacto de la crisis en el país centroamericano

El conflicto impide el tránsito de camiones entre las fronteras de ambos países.
El conflicto impide el tránsito de camiones entre las fronteras de ambos países.

San Pedro Sula, Honduras.

Más de 154 millones de lempiras en tributos aduaneros dejaron de ingresar durante el mes de junio en los pasos fronterizos del sur que comparte Honduras con Nicaragua, como repercusión de la crisis política que vive el país vecino desde el mes de abril, y que ya registra más de 270 muertos y cientos de heridos.

Así lo aseguró Santiago Herrera, representante del Consejo Hondureño de la Empresa Privada (Cohep).

Ver además: Honduras pierde L450 millones en impuestos por crisis nicaragüense

Las marchas y los actos vandálicos que se desataron en ese país centroamericano ha impedido que los contenedores que llevan mercancía transiten por las diversas aduanas terrestres, marítimas y aéreas que comparte con Honduras.

"El impacto no solo es en los puntos fronterizos de Guasaule y Las Manos sino también en las aduanas de Toncontín y La Mesa, incluso, en Puerto Cortés", detalló Herrera.

Detalles de las pérdidas.

Herrera explicó que el flujo de contenedores en Puerto Cortés se redujo en un 7% durante el mes de junio. Mientras el número de contenedores que circulaban por las fronteras terrestres retrocedió en 2,919 en comparación con el año anterior.

El representante del Cohep reveló que muchas de las empresas que tienen operación en ambos países han decidido atender los compromisos adquiridos desde las plantas montadas en Honduras.

Este viernes en Nicaragua.

Muchos negocios en Nicaragua permanecen cerrados por apoyo al llamado opositor pero también por temor a saqueos o asaltos, en medio de una desbordada violencia que deja unos 270 muertos en tres meses de protestas contra el gobierno.

"Estoy trabajando por necesidad. Pero el paro es un arma para presionar al gobierno, porque a esta situación no se le ve fin".