Más noticias

Menores con VIH hacen muebles de madera para autosostenerse

Más de 30 preadolescentes del hogar Amor y Vida aprenden el oficio de la carpintería, conozca las bellezas que elaboran

Los menores se turnan, por jornadas, para trabajar en el taller y estudiar a la vez.

San Pedro Sula, Honduras

Con sus propias manos los niños y adolescentes del hogar Amor y Vida realizan hermosos muebles y decoraciones en madera para venderlas y autosostenerse.

Los 31 menores, que padecen de VHI-Sida, aprenden desde hace aproximadamente un año el arte de la carpintería, pero sorprenden con la creatividad y calidad con la que elaboran cada una de las piezas.

Con un gran nivel de detalle elaboran los finos acabados de las piezas: cartenes con mensajes positivos, zapateras, mesas, vineras y mucho más artículos, perfectos para decorar cualquier área del hogar.

A cada una de ellas le imprimen el agradecimiento que sienten por las personas que deciden apoyarlos adquiriendo sus productos y valorando el deseo que tienen de salir adelante.

Este centro le enseñan a los niños y jóvenes un oficio para que puedan garantizar su futuro, un arte para el cual muchos han descubierto que tienen talento.

"Recibimos el taller de carpintería como una donación y nuestro propósito es enseñarle a los niños a trabajar con calidad. Aunque no ha sido fácil, sin duda es una experiencia única tanto para los menores como para nosotros porque hemos aprendido juntos", dijo María Iris Ríos, directora del hogar Amor y Vida.

Para evacuar todos los pedidos los jóvenes se dividen en dos grupos, unos trabajan por la mañana en el taller y el resto estudia y viceversa. Esta nueva rutina los mantiene motivados y aún más entretenidos. Además, los domingos asisten a la iglesia.

amor y vida 2(1024x768)

El dinero recaudado se utiliza para costear los gastos de los jóvenes en el centro como la comida, los estudios, la vivienda y más.

Actualmente tienen más de 30 diferentes productos y a diario publican, en la cuenta de Facebook, los nuevos artículos.

La finalidad es brindarle a los menores una herramienta para que puedan autoemplearse en el futuro y a la vez emplear a otros jóvenes, ya que muchos de ellos son víctimas de discriminación a la hora de buscar empleo en Honduras.

Jóvenes motivados...

Aylin Pacheco, de 22 años, llegó al hogar desde los cinco y afirma que se siente sumamente motivada por aprender algo nuevo juntos al resto de los menores que son como sus hermanos.

"Pensabamos que no eramos capaces de hacer cosas como estas. Es asombroso ver la transformación de un trozo de madera en hermosos muebles", dijo la joven que inicia sus estudios en la universidad.

Douglas Inestroza, voluntario del hogar, comenta que enseñarles un oficio generá grandes cambios en la vida de estos jóvenes que solo buscan una oportunidad para salir adelante.

amor y vida 3(1024x768)

"Hemos descubierto a jóvenes que tienen un gran talento para la carpintería y que se sienten motivados", dijo Douglas Inestroza, voluntario.

En Amor y Vida la mayoría de los menores son preadolescentes, también hay dos pequeñitos de uno y tres años de edad. La mayoría de los menores de esta institución son huérfanos o han sido abandonados por sus familiares en este lugar.