Más noticias

Teleños se unen para proteger de la tala e incendios el parque Jeanette Kawas

La Corporación Municipal sesiona por primera vez en Punta Sal.

El comité de protección de los parques entregó una solicitud de ayuda a la Corporacion Municipal.
El comité de protección de los parques entregó una solicitud de ayuda a la Corporacion Municipal. / Fotos: Efra Molina

Tela, Honduras.

La tala para el cultivo de palma y la acción de los pirómanos continúan siendo unos de los mayores problemas que siguen destruyendo el parque nacional Jeanette Kawas en el litoral del Caribe en este municipio.

Su belleza incomparable llevó el 1 de enero de 1988 a un grupo de ambientalistas de Tela a organizarse para protegerlo de esas amenazas que le causan enormes daños.

Uno de esos hechos ocurrió el 30 de marzo de 2016 cuando un voraz incendio consumió 412 hectáreas de su bosque en las que habitaban muchos animales y variedad de flora.

El parque Punta Sal, hoy Blanca Jeanette Kawas en honor a la ambientalista que fue asesinada el 6 de febrero de 1995 por sus esfuerzos para protegerlo del cultivo de palma, está al oeste de la ciudad.

Ferdinand Florentino, presidente del comité de protección del parque nacional Jeanette Kawas, explica a los ediles las prácticas que lo afectan.


Abarca una superficie de 781,62 km² y en su punto más alto tiene una altitud de 900 metros. Pese a los esfuerzos de la Municipalidad y varias oenegés para conservar la reserva, el daño a la misma sigue en diferentes puntos. La vigilancia de estos protectores ha permitido que baje la incidencia en los incendios.

Protección

Como parte de esa lucha, el comité de áreas protegidas de Tela logró que la Corporación Municipal que dirige el alcalde Darío Munguía sesionara el sábado anterior en Punta Sal. El encuentro ayudó para que los ambientalistas explicaran los problemas que aún siguen amenazando al lugar y qué estrategias se deben implementar para evitar que siga su destrucción.

A la reunión asistieron representantes del Instituto de Conservación Forestal (ICF), Departamento Municipal Ambiental, Fiscalía del Ambiente del Ministerio Publico y onegés donantes que se han unido para que la labor tenga los éxitos esperados y que esa belleza no se destruya.

“El mayor problema se da en la frontera agrícola en la laguna de Los Micos, hemos perdido gran cantidad de hectáreas de bosque por la mala práctica de los agricultores que cultivan la tierra, específicamente palma; varios incendios han sido provocados por esas personas para limpiar esos predios”, expresó el regidor Francois Ligeard, defensor de los recursos.

Ferdinand Florentino, presidente del comité de protección del parque nacional Jeanette Kawas, explica a los ediles las prácticas que lo afectan.


De igual manera, han emitido títulos de tierras que se ha hecho de forma amañada por funcionarios públicos, por lo que gestionan que sean investigados y se anulen, dijo el funcionario.

“La situación es crítica, necesitamos más apoyo del Gobierno”, apuntó. Ligeard, presidente del referido comité, manifestó que aún están a tiempo de parar el daño que le están haciendo a la mayoría de las áreas protegidas.

“Entregamos una lista de peticiones a la Corporación Municipal para que nos ayuden a continuar con nuestra labor”, dijo.

Entre esas está que cuanto antes se construya una sede para la Base Naval en Tela, con el fin que estos mantengan patrullajes permanentes en el sector.

El alcalde Darío Munguía manifestó que darán todo el apoyo requerido, desde un mejor presupuesto, como la logística con los uniformados. Alba Ocampo, representante del ICF, dijo que esperan cuanto antes el apoyo de la alcaldía para que no se pare la labor ambiental.


El paradisiaco lugar es visitado en cualquier época del año por turistas nacionales y extranjeros.