Más noticias

Con un trago de alcohol da positivo el alcoholímetro

El nivel de alcohol permitido para los conductores es de 0.07 miligramos por cada 100 mililitros de sangre, advierte el Ihadfa.

Autoridades hacen pruebas de alcoholemia en las carreteras del país.
Autoridades hacen pruebas de alcoholemia en las carreteras del país.

Tegucigalpa, Honduras.

Autoridades advierten a los conductores que saldrán en Semana Santa que sean prudentes y eviten por completo las bebidas alcohólicas, pues un solo trago basta para dar positivo en la pruebas de alcoholemia.

Alex Santos, director del Instituto Hondureño para la Prevención del Alcoholismo y la Farmacodependencia (Ihadfa), dio a conocer que el nivel de alcohol permitido para los conductores es de 0.07 miligramos por cada 100 mililitros de sangre.

“Si al aplicar la prueba de alcoholemia el conductor está en 0.08 ya está incurriendo en infracción, por eso informamos que tengan cuidado, porque con un sorbo de una cerveza la prueba de alcoholemia puede salir positiva”, afirmó.

Santos agregó que lo ideal es que el viajero que consuma bebidas alcohólicas, aunque sea en mínimas cantidades, asigne un conductor designado, así los conductores evitan infracciones, y más importante aún, no se arriesgan a provocar una tragedia, aseguraron las autoridades.

Las patrullas de carretera se encargan de vigilar que los conductores no vayan a exceso de velocidad.


Operativos

La aplicación de las pruebas de alcoholemia son parte de las acciones que realizan en esta Semana Santa el Comité Nacional para la Prevención en Movilizaciones Masivas (Conapremm).

Según estimaciones del Instituto Hondureño de Turismo (IHT), durante el feriado de Semana Santa se movilizarán 3.5 millones de hondureños para hacer turismo interno.

Gerson Velásquez, comisionado de la Dirección Nacional de Vialidad y Transporte (DNVT), instó a los conductores a mantener una conducta prudente, respetando los límites de velocidad, evitando el consumo de bebidas alcohólicas y asignando a un conductor designado.

Además especificó las medidas que tomarán las autoridades con las personas que conduzcan en estado de ebriedad. “Si un conductor comete infracción por primera vez se aplica una multa que va desde medio a un salario mínimo, más la suspensión del permiso de conducir por seis meses. Si es reincidente, se le multa con uno a tres salarios mínimos y suspensión de licencia de un año o de forma definitiva”.

En la Semana Santa de 2017 circularon 290,000 vehículos, y hubo 476 conductores detenidos en estado de ebriedad quienes, entre todos pagaron multas que sumaron 2.1 millones de lempiras en sanciones.

Otra de las iniciativas implementadas por las autoridades son las patrullas de carreteras. En total hay 30 patrullas, 30 motocicletas y 240 agentes. Las autoridades advierten que en Honduras, por su topografía, no existen carreteras de alta velocidad, y la máxima velocidad permitida es de 80 kilómetros por hora.