Más noticias

Dejan en libertad a joven detenido por el incendio en Prado Alto

Pablo Enrique Guzmán dice que no sabía que los dos hermanitos estaban en la casa siniestrada.

Pablo Enrique Guzmán fue dejado en libertad el mismo día que lo detuvieron las autoridades policiales.
Pablo Enrique Guzmán fue dejado en libertad el mismo día que lo detuvieron las autoridades policiales.

San Pedro Sula, Honduras.

El joven Pablo Enrique Guzmán, detenido por el incendio en el que murieron los hermanitos Stharling Samir y Dereck Jassir Espinal Sánchez, fue puesto en libertad.

Guzmán, quien salvó a su gato y una tablet de su propiedad y no a los niños, fue puesto en libertad porque la Fiscalía determinó que no hay méritos para su detención, dijo el subcomisario de policía Vairión Sauceda.

Guzmán expresó que lo quisieron incriminar en algo que no tuvo nada que ver. “Yo sé que allí vivían los niños, pero la verdad es que en ese momento no supe si estaban o no en la casa. Yo no podía decir allí están los niños y tal vez no estaban”, expresó. “Con seguridad puedo decir que no sabía que los niños estaban allí”, dijo.

Guzmán manifestó a periodistas que el incendio lo agarró por sorpresa y solo pudo sacar la ropa que andaba puesta y otras cosas que le iban a servir. Indicó que antes de que él saliera de su cuarto, afuera de la casa había una gran cantidad de personas que tampoco hicieron algo para salvar a los niños. “Me quieren culpar de algo que nada que ver”, señaló.

El joven relató que escuchó primeramente como algo que estaba estallando como “crujidos y de repente sentí olor a quemado”. Recordó que luego empezó a entrar humo negro a su cuarto. Guzmán expresó que escuchaba que la abuelastra de de los niños gritaba, “pero yo salí desesperado porque venía el humo negro y las llamas y saqué mis pocas cosas”.

Recordó que el incendio se inició unos quince minutos después de que terminara de ver un partido de fútbol en la televisión. En cuanto a la supuesta marihuana que encontraron en su cuarto, expresó que lo de la hierba no es cierto, “pero lo de la pipa si la tenía, pero lo demás no”. Aclaró que al final investigaron y “estoy libre de toda responsabilidad”.