Más noticias

Mercados sampedranos garantizan que no venden carne de caballo

Administradores de los establecimientos realizan inspecciones para evitar el ingreso de carne dudosa.

En el mercado Dandy, las carnicerías cubren el producto para evitar su contaminación.
En el mercado Dandy, las carnicerías cubren el producto para evitar su contaminación. / Foto: Amcar Izaguirre

San Pedro Sula, Honduras.

La información de que en mercados de Tegucigalpa se vende carne de caballo tras el hallazgo de un matadero clandestino levantó las alarmas en todo el país.

Aunque en países como Alemania, Francia, China, Bélgica e Italia el consumo de esta carne es habitual, en Honduras no sucede lo mismo, por lo que las autoridades tomarán acciones ante la clandestinidad con la que se comercializa el producto.

En San Pedro Sula, administradores y representantes de mercados garantizan que dentro de los establecimientos no se ofrecen carnes distintas a la del consumo hondureño.

Miguel Cardona, administrador del mercado Medina Concepción, dijo que desde hace más de tres años implementaron estrictas normas de seguridad para que la carne y demás productos que ofrecen cuenten con las condiciones adecuadas para su venta.

Asegura que para evitar riesgos adquieren las carnes únicamente con tres procesadoras reguladas por el Servicio Nacional de Sanidad e Inocuidad Agroalimentaria (Senasa), las cuales portan un sello de garantía que avala que la carne que ingresa es de res o cerdo.

Aunado a esto, llevan un control sanitario interno y de inspección de salud pública que realiza la Procesadora Municipal de Carnes (Promuca) en las más de 150 carnecerías del lugar.

Edwin Ferrufino, vendedor de carnes en el mercado Dandy, señaló que los propietarios cuentan con registro que acreditan que las carnes que venden son de confianza.

Danori Carbajal, presidenta del Colegios de Nutricionistas y Dietistas de Honduras, consideró que en el país no se dan las condiciones para la venta de carne de caballo, ya que pueden contener grandes dosis de medicamentos y anabolizantes.

Acción

Ricardo Paz, representante de Senasa, dijo que si bien la carne de caballo puede ser consumida, lo preocupante son las condiciones inapropiadas e irresponsables en que destazan los animales, ya que en el país no son criados para ese fin. Señaló que el Senasa ofrece acompañamiento de manera consciente en la supervisión e inspección en rastros municipales oficialmente registrados y autorizados para el procesamiento de carne bovina, porcina y avícola, para lo cual la institución emite un dictamen que certifican que estas han sido procesadas de la manera correcta.

“El llamado es para que los consumidores, distribuidores, y procesadores que sigan los eslabones de la cadena. Que se aseguren y exijan que sus productos cárnicos cumplen con las normas sanitarias que exige la boleta de inspección del rastro certificado y de esta manera no vayan a adquirir un producto de origen dudoso”, expresó Paz.