Más noticias

Salud contrató a un bachiller y un perito como médicos

Un informe del TSC revela que los falsos médicos coordinaban campañas sanitarias e, incluso, atendían citas y recetaban tratamientos en la pasada administración

Nuevamente la Secretaría de Salud es cuestionada por pagos y contratación de usurpadores de la profesión médica.
Nuevamente la Secretaría de Salud es cuestionada por pagos y contratación de usurpadores de la profesión médica.

Tegucigalpa, Honduras

Una investigación del Tribunal Superior de Cuentas (TSC) revela que importantes programas y atención médica a hondureños se puso en manos de dos falsos doctores contratados por la Secretaría de Salud en la administración pasada, de 2010 a 2014.

El ente contralor, por medio de la Dirección de Participación Ciudadana, emitió el informe especial No P-21/2015-DPC-DCSD, relativo a la investigación de la denuncia registrada con número 0801-14-154, en la que se documenta la contratación de los usurpadores de profesión.

Los falsos galenos son Ana Paola Cárcamo Aplícano, contratada como médico general, asignándole funciones concernientes a atender pacientes en consulta externa, examinar, diagnosticar y prescribir los tratamientos correspondientes entre otras, dice el informe.

Salud firmó cuatro contratos a favor de Cárcamo Aplícano, uno de estos es el 26034 donde se menciona que ostenta el título de doctora en cirugía dental, cumpliendo funciones de supervisión de personal laborante en el centro de salud, entre otras.

También se les extendieron otros tres contratos en 2013, con números 9762, 15108 y 15095, en la que se le asignó como jefe del Programa Nacional de Atención a las Etnias, desempeñando funciones de realización de la campañas preventivas de salud, dirigir unidades móviles de salud en áreas rurales.

El segundo falso doctor es Nery Manuel Caballero Mejía, a quien se le dieron funciones de coordinar campañas preventivas de salud, dirigir unidades móviles y divulgar y capacitar sobre temas fundamentales de la promoción de la salud.

La investigación constató que Caballero Mejía posee el título de perito en Computación y bachiller en Computación, asimismo el currículo de Cárcamo Aplícano le acredita el título de bachiller en Ciencias y Letras.

Ambos prestaron sus servicios en la Secretaría de Salud desde el año 2010 al 2 de septiembre de 2014 bajo la modalidad de contrato.

El TSC concluyó que por este hecho, producto de salarios y viáticos que se les cancelaron a Caballero Mejía y Cárcamo Aplícano se ocasionó un menoscabo en contra del Estado por la cantidad de 2,832,272.48 lempiras.

El informe fue notificado en 2015 y recomienda girar las instrucciones que correspondan a fin de evitar la contratación o nombramiento de personal que no cumpla con los requisitos legales establecidos para ejercer cargos en esta Secretaría.