Más noticias

Santa Lucía, una escapada para disfrutar con la familia

El clima es fresco casi todo el año, por eso es uno de los lugares donde crecen todo tipo de flores.

VER MÁS FOTOS
Antiguo
Es tal la antigüedad del municipio que el 15 de enero de 1572 se recibió un obsequio del rey Felipe II, una reliquia histórica que está en la iglesia “Cristo Señor de las Mercedes de Santa Lucía”.

Tegucigalpa, Honduras.

El pueblito colonial de Santa Lucía es uno de los destinos en auge cerca de la capital de Honduras, Tegucigalpa. Su frescura y fácil acceso permiten al turista recorrer su casco histórico en un par de horas.

Prepárese para caminar por este lindo pueblo, y asimilar su irregular topografía con elevaciones entre los 1,100 y 2,085 metros sobre el nivel del mar.

El clima es fresco casi todo el año, por eso es uno de los lugares donde crecen todo tipo de flores.

La magia de Santa Lucía es perderse entre los pasadizos angostos, ver las casas amontonadas, y algunas paredes con pinturas callejeras alusivas a la naturaleza y riqueza colonial del municipio.

La Tigra

Santa Lucía comparte el Parque Nacional La Tigra con su vecino Valle de Ángeles.

La Tigra cubre un 50% del territorio del municipio, con una superficie estimada en 65.03 Km2, de los cuales 4,330 Hectáreas aún están cubiertas de bosque.

Turismo

El turismo es uno de los principales rubros de su economía, pero también hay mucha actividad agrícola en la zona rural con cultivos tradicionales no permanentes tales como hortalizas, maíz, frijoles y otros.

Vida nocturna

Aunque la cabecera del municipio de Santa Lucía es un lugar familiar donde puede pasar la tarde y divertirse conociendo, comprando en sus viveros o simplemente sentarse a contemplar desde su mirador.

También puede visitar las decenas de negocios de comida y algunos bares como Tres Puntos, que se ha convertido en un refugio para los capitalinos.

Aldeas remotas

Es parte de Santa Lucía la aldea donde fue encontrada la imagen de la virgen de Suyapa, El Piliguín, un lugar de plena conexión con la fe católica.

También puede relajarse en la aldea El Chimbo, que cuenta con restaurantes, hoteles, spa y hasta parques acuáticos.

Santa Lucía es uno de esos destinos encantadores donde puede llegar por equivocación, pero seguramente querrá quedarse por convicción.