Más noticias

Hondureños pueden ver lluvia de estrellas esta madrugada

Las Cuadrántidas como se le conoce a este fenómeno tiene su máxima actividad entre 1:00 a 5:00 am de este jueves.

<br/>Fotografía que muestra una lluvia de estrellas sobre un molino de viento en el Parque eólico Saint Nikola en Kavarna Bulgaria en 2016. / VASSIL DONEV (EFE)

Fotografía que muestra una lluvia de estrellas sobre un molino de viento en el Parque eólico Saint Nikola en Kavarna Bulgaria en 2016. / VASSIL DONEV (EFE)

Tegucigalpa, Honduras.

La madrugada del 4 de enero de 2018 será el escenario para la observación astronómica de la lluvia de meteoros conocidas como las Cuadrántidas.

Este fenómeno puede ser apreciado entre el 28 de diciembre y 12 de enero; sin embargo, su máxima actividad es entre la noche del 3 y madrugada del 4 de enero.

Los horarios para la observación del evento en Honduras comprenden entre la 1:00 a 5:00 horas del 4 de enero. No se requiere de instrumentos especiales para ver este fenómeno.

La 'superluna' del pasado 1 de enero fue el primer gran evento astronómico de este 2018.

La actividad final de los meteoros en promedio será de uno cada cuatro minutos, para lo que deberemos buscar cielos oscuros, alejados de la contaminación lumínica.

Las primeras estrellas fugaces que podremos contemplar en 2018 proceden del asteroide 2003 EH1, considerado como un fragmento del cometa C/1490 Y1, que parece que fue observado hace cinco siglos.

Las Cuadrántidas, como se le conoce a este fenómeno, tienen su origen cuando la Tierra en su movimiento de traslación intercepta restos dejados por el asteroide 2003 EH1, el cual pudo ser un cometa observado hace aproximadamente unos 500 años por astrónomos orientales.

Al igual que sucede con otros meteoros, las Cuadrántidas se originan cuando la Tierra cruza una región del espacio en la que se encuentra con los restos de dicho asteroide.

Los fragmentos se desintegran al alcanzar la atmósfera terrestre, incendiándose a elevadas temperaturas y provocando destellos de luz que contemplamos desde la superficie en forma de estrellas fugaces.