Más noticias

Este año cerrarán los presidios de La Ceiba y La Esperanza

Para este 2018 se espera esté lista la cárcel en Naco, Cortés

Cierre de penales, aperturas de nuevos centros y reclutamiento de nuevos custodios forman parte de los planes de este año.
Cierre de penales, aperturas de nuevos centros y reclutamiento de nuevos custodios forman parte de los planes de este año.

Tegucigalpa, Honduras

Ante la falta de estructura apropiada y por estar ubicados en barrios céntricos, el Instituto Nacional Penitenciario (INP) anunció el cierre este año de dos centros penitenciarios: el de La Ceiba, Atlántida y el de La Esperanza, Intibucá.

“Sabemos que el Instituto Penitenciario tiene muchas necesidades y una de ellas es la infraestructura. Los recintos son precarios y ya no obedecen a la realidad de la población. Por ello, los centros penales de La Ceiba, Atlántida, y La Esperanza, Intibucá, serán los próximos en ser clausurados”, expresó German Mcneil, subdirector del INP. El cierre es parte de las medidas planeadas para este año. Ambas cárceles se encuentran en cascos urbanos, lo que aseguran entorpece la actividad de las personas que viven o tienen negocios en sus alrededores por la falta de señal en sus teléfonos móviles, entre otros.

“La medida es porque son cárceles cuya infraestructura no es apropiada para los privados de libertad y es necesario el cierre porque son inadecuadas”, dijo Mcneil.

Con esta decisión pondrán fin al hacinamiento.

Nuevo penal. Entre los planes que el INP prevé para este año está la apertura del centro penitenciario en Naco, Cortés, el que tendrá una capacidad para albergar alrededor de tres mil privados de libertad. “Se tiene prevista la apertura de la cárcel en Naco, Cortés. Este recinto permitirá la rehabilitación de los privados de libertad y será autosostenible, algo que es un proceso y que requiere recursos, pero está en plan que venga a mejorar el sistema penitenciario del país”, dijo Mcneil.

Además, el subdirector del INP anunció que continúa la recepción de documentos para jóvenes aspirantes a formar parte del sistema penitenciario nacional.

El trámite se realiza en las instalaciones de la Academia Nacional Penitenciaria (ANP), que se ubica a pocos metros de la Penitenciaría Nacional de Támara, Francisco Morazán.

Pueden aplicar jóvenes entre los 18 y 30 años que hayan finalizado sus estudios de educación secundaria y que desean continuar estudiando hasta lograr profesionalizarse en materia penitenciaria.

La finalidad es captar a unos 238 aspirantes a custodios que formen parte del sistema, la recepción de documentos finaliza el 26 de enero.