Más noticias

Salud solicita suspensión de 300 médicos que están en asambleas

El Seguro Social emitió un comunicado en el que asegura que no puede cubrir la demanda salarial.

Las clínicas móviles en el hospital Mario Rivas están atendiendo al día a unas 150 personas.
Las clínicas móviles en el hospital Mario Rivas están atendiendo al día a unas 150 personas.

San Pedro Sula, Honduras.

Los médicos que permanecen en asambleas informativas piden al Gobierno que quite al ministro de Finanzas Wilfredo Cerrato como mediador para seguir con las negociaciones.

Suyapa Figueroa, presidenta del Colegio Médico de Honduras (CMH), declaró que como gremio han tenido “paciencia y flexibilidad”.

Figueroa propuso que se sienten a negociar con el presidente Juan Orlando Hernández y el titular del Congreso, Mauricio Oliva.

600
Personas acuden a diario al área de consulta externa del hospital Mario Catarino Rivas, de San Pedro Sula

Los médicos se encuentran en asambleas desde hace diez días y han abandonado las áreas de consulta externa de los hospitales y centros de salud a nivel nacional y solo atienden a los pacientes hospitalizados y las emergencias.

La Secretaría de Salud solicitó a la Secretaría de Trabajo la suspensión de 300 médicos que permanecen en las asambleas. “La solicitud fue admitida, estamos a la espera de que se hagan los trámites correspondientes, esperamos tomar las acciones legales para garantizar la prestación efectiva de servicios de salud”, expresó Eder Fuentes, secretario general de la Secretaría de Salud.

A raíz del paro, Salud contrató médicos generales y colocó clínicas móviles en el hospital Escuela y el Mario Rivas para atender a los pacientes.

Julia Sánchez, portavoz del Mario Rivas, informó que las atenciones que están dando los doctores en las clínicas móviles son medicina general, odontología, ginecología y mamografías, en un horario de 7:00 am a 5:00 pm.

El Seguro Social emitió un comunicado en el que informa que “no cuenta con las capacidades de atender el alcance de las pretensiones de un ajuste salarial de manera retroactiva, sin antes analizar la capacidad financiera”.