Más noticias

Complejo Valle Aguán lleva 5 años paralizado

El proyecto que generó expectativas en el municipio de Arenal, Yoro, sirvió para favorecer a empresas del cartel de Los Cachiros.

El campamento de cabañas permanece cerrado y abandonado en la zona de Aguán Arriba.
El campamento de cabañas permanece cerrado y abandonado en la zona de Aguán Arriba.

Arenal, Yoro, Honduras.

Abandonado y sin futuro se encuentra el complejo energético Valle Aguán, un proyecto para producir energía eléctrica a base de biomasa y que en 2011 fue anunciado con bombos y platillos en este municipio.

Según una investigación realizada por el Consejo Nacional Anticorrupción (CNA) y divulgada el pasado miércoles, las cinco casas construidas para alojar a los trabajadores que laborarían en la planta, que nunca se construyó, se sobrevaloraron en 17 millones de lempiras.

LA PRENSA visitó la comunidad de Aguán Arriba, en Arenal. Es una zona ganadera, donde están erigidas las cinco residencias.

Este complejo energético al inició cobró el interés de empresarios de Israel.

La idea era producir energía a través de biomasa y generar 25 megavatios.

Esta producción de energía limpia, en su momento creó expectativas en la población de este municipio, ya que con su instalación se iban a crear unas 3,500 fuentes de empleos.

En este municipio es conocido que en la administración de Roberto Martínez Lozano, quien fungía como gerente de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee), se inició este proyecto.

La obra empezó a tomar forma en 2014 con la construcción de las primeras cinco cabañas donde iban supuestamente a residir las personas que trabajarían en la producción energética.

LACasoAguan-210417 (5)(1024x768)
El complejo fue construido en 2014 por la empresa Inrimar, propiedad de Los Cachiros.

Inrimar

Según los hechos denunciados por el CNA, “los mismos procesos que se utilizaron para la construcción del complejo habitacional en el proyecto hidroeléctrico en Patuca, fueron los que también se aplicaron en el proyecto energético Valle Aguán, con la participación de las mismas empresas usadas por Los Cachiros para lavar dinero ilícito del narcotráfico”.

La Inmobiliaria Rivera Maradiaga (Inrimar), propiedad de Los Cachiros, fue la encargada de ejecutar el proyecto de viviendas.

El Consejo Anticorrupción menciona que un exgerente de la Enee suscribió un contrato para la construcción de este complejo.

Más tarde, un personero de la Unidad Especial de Proyectos de Energía Renovable (Ueper), mediante órdenes de trabajo, solicitó al representante legal de la empresa ejecutora la construcción de una cerca perimetral y la construcción de dos pozos para este complejo.

LACasoAguan-210417 (25)(1024x768)
El complejo de biomasa se haría a 20 kilómetros del centro de la comunidad de Arenal; también se construyó un tanque.

Amuebladas

El complejo de cabañas se construyó en un terreno de cuatro manzanas, ubicado en la zona conocida como Aguán Arriba, en las vegas del caudaloso río que el mismo proyecto evoca su nombre.

El lugar está a unos 20 kilómetros del centro de la comunidad de Arenal, hacia el sector oeste.

“Aquí la idea era que se iban a comprar unas siete mil hectáreas de tierra para sembrar zacate y otras plantas para la generación de energía, pero por lo que vemos ahora esto ya se perdió”, comentó un vecino de esta localidad, quien prefirió omitir su nombre.

Por los detalles brindados por el ciudadano, las cabañas fueron amuebladas, cuentan con aire acondicionado, energía eléctrica y agua potable. El complejo permanece cerrado, solo hay un empleado de la Enee que se encarga de cuidar el complejo, auxiliado por militares que protegen el Refugio de Vida Silvestre Colibrí Esmeralda que colinda con este campamento.

El trabajador expresó al equipo de LA PRENSA que no tenía autorización para dar información ni de permitir la entrada a particulares. Solo se limitó a decir que el predio es propiedad de la estatal eléctrica.

“El proyecto cuando se inició representó esperanza para el municipio, lamentablemente se paralizó.

Se hizo una buena inversión en infraestructura, muchas personas que tenían la esperanza de vender sus tierras a la empresa se han decepcionado”, manifestó Javier Montoya, alcalde de este municipio.

Debido a la gran expectativa que este proyecto generó en Arenal, hasta un centro educativo se construyó, ahora está abandonado; se ubica a orillas de la calle que conduce a este proyecto en medio del bosque tropical seco.