Los ruidos altos provocan pérdida auditiva al dañar de forma permanente las células foliculares del oído.
Los ruidos altos provocan pérdida auditiva al dañar de forma permanente las células foliculares del oído.

La vida diaria afecta a la audición de millones de estadounidenses

Estados Unidos

El ruido de la vida moderna provoca un daño permanente en la audición de muchos adultos de Estados Unidos que ni siquiera sospechan que han experimentado una pérdida, informaron el martes unos investigadores federales.

Hasta ahora, se ha sospechado que el ruido relacionado con el trabajo tenía la culpa de la mayor parte de la pérdida auditiva, comentaron los investigadores.

Pero alrededor de un 53% de los adultos con daños auditivos inducidos por el ruido no reportaron exposición a ruidos altos en el trabajo, según el estudio de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

En lugar de ello, su audición aparentemente fue dañada por exposición a ruidos altos en casa (por ejemplo, audífonos) o en la comunidad (échele la culpa al soplador de hojas).

Muchas de esas personas ni siquiera saben que han experimentado una pérdida auditiva. Uno de cada cuatro adultos que creen que su audición es buena o excelente en realidad tienen un daño auditivo, encontraron los CDC.

"Unos 20 millones de adultos estadounidenses tienen un daño auditivo indicativo de exposición al ruido que probablemente proviene de actividades cotidianas en sus hogares y comunidades", comentó durante una conferencia de prensa el mediodía la Dra. Anne Schuchat, directora en funciones de los CDC. "Las personas quizá no se den cuenta de que ese tipo de exposiciones puede provocar un daño permanente".

"Mientras más alto es el ruido y más tiempo está uno expuesto, más probable es que dañe al oído", añadió.

La pérdida auditiva es la tercera afección crónica de salud más comúnmente reportada en Estados Unidos, según la agencia. Casi el doble de personas reportan pérdida auditiva que las que reportan diabetes o cáncer. Y unos 40 millones de estadounidenses de 20 a 69 años tienen una pérdida auditiva en uno o ambos oídos que podría vincularse con la exposición al ruido.

Los ruidos altos provocan pérdida auditiva al dañar de forma permanente las células foliculares del oído interno que vibran al exponerse a las ondas de sonido. La capacidad de escuchar los sonidos y los ruidos se basan en las señales que esas células foliculares envían al cerebro, señalaron los investigadores de los CDC.

El daño auditivo ocurre cuando las personas se exponen a sonidos superiores a 85 decibeles durante periodos extendidos. Muchos ruidos comunes llegan a esa intensidad, dijeron los CDC:

El ruido del tráfico dentro de un coche es de 80 decibeles, rozando el límite superior. Un soplador de hojas funciona a 90 decibeles, y puede provocar daño auditivo tras dos horas de exposición. Un evento deportivo en vivo genera 100 decibeles de ruido, y daña la audición tras 14 minutos de exposición. Un concierto de rock genera 110 decibeles, dañando la audición en un plazo de dos minutos. Una sirena produce 120 decibeles de ruido, dañando la audición en un minuto. Para ver si esos ruidos comunes provocan un daño auditivo insospechado, los investigadores de los CDC analizaron más de 3,500 pruebas de audición realizadas a participantes adultos de la Encuesta nacional de examen de salud y nutrición de 2012.

Encontraron que una de cada cinco personas que no reportaron exposición al ruido relacionada con el trabajo tenían un daño auditivo con un patrón que por lo general es provocado por el ruido. El daño, mostrado por una reducción distintiva en la capacidad de escuchar sonidos de tono alto, apareció tan pronto como los 20 años de edad.

Las personas eran más propensas a desarrollar pérdida auditiva a medida que envejecían, encontraron los investigadores de los CDC. Alrededor de uno de cada cinco (un 19 por ciento) de los adultos jóvenes de 20 a 29 años de edad tenían pérdida auditiva, en comparación con más de uno de cada cuatro (un 27 por ciento) de los adultos de 50 a 59.

Los CDC recomiendan que las personas examinen la audición con regularidad. El estudio encontró que menos de la mitad (un 46 por ciento) de los adultos que reportaron problemas para escuchar en realidad se habían molestado en consultar a un profesional de la atención de la salud sobre su audición en los cinco años anteriores.

La pérdida auditiva relacionada con el trabajo sigue siendo un problema. El nuevo estudio encontró que casi un tercio de las personas que trabajan en ambientes ruidosos tenían un daño auditivo en uno o ambos oídos, dijo Schuchat.

Pero el enfoque anterior en los lugares de trabajo ruidoso ha hecho que los empleados reciban una mejor protección auditiva, añadió.

"En la actualidad ha habido bastante investigación sobre los trabajos ruidosos, y los lugares de trabajo se han vuelto más seguros en términos de la protección del trabajador", dijo Schuchat. "Las personas realmente se han estado enfocando en el ruido en la comunidad, y el efecto que puede tener en nuestra audición".

¿Cuál es su consejo? "Proteja su audición ahora que todavía la tiene. No espere a que sea demasiado tarde".

Según los CDC, las personas preocupadas sobre su audición deben:

Pedir un examen auditivo al médico. Evitar los lugares ruidosos cuando sea posible. Proteger su audición con tapones para los oídos, orejeras o audífonos que neutralicen el ruido cuando haya ruidos altos. Reducir el volumen al ver la televisión o escuchar música, sobre todo si usan auriculares o audífonos. Más información

Para más información sobre la pérdida auditiva, visite la Asociación Americana del Habla, el Lenguaje y la Audición (American Speech-Language-Hearing Association).

comentarios

Normas de uso: Los comentarios publicados no reflejan la opinión de LAPRENSA.HN. No se aceptarán aquellos considerados difamatorios, calumniosos o injuriantes. Este espacio es para fomentar la libertad de expresión y enriquecer el debate, con un diálogo de altura y tolerancia.