Disminuya el consumo de bebidas alcohólicas.
Disminuya el consumo de bebidas alcohólicas.

Más evidencias de que el alcohol podría aumentar el riesgo de cáncer de mama

Estados Unidos

Un nuevo estudio europeo respalda la idea de que beber alcohol aumenta el riesgo de cáncer de mama de las mujeres.

Investigadores de cinco universidades españolas observaron datos de más de 334,000 mujeres de 35 a 70 años de edad de diez países europeos. Casi 12,000 de las mujeres contrajeron cáncer de mama durante el periodo del estudio.

En un informe que aparece en una edición reciente de la revista International Journal of Cancer, los investigadores encontraron que el riesgo de cáncer de mama se cuadruplicó con cada copa diaria de vino o cerveza. Pero el estudio no fue diseñado para probar causalidad, sino solo para mostrar una asociación.

En un comunicado de prensa de la revista, María Dolores Chirlaque, coautora del estudio, dijo que "un consumo diario de una copa de vino o cerveza (o menos) correspondería a un valor de riesgo de 1. Pero si aumentamos nuestra ingesta a dos copas al día de vino o cerveza, nuestro riesgo aumentaría en un 4%".

El riesgo continúa aumentando junto con un mayor consumo de alcohol, añadió.

El momento en la vida y la cantidad de años que una mujer consume alcohol también parecieron afectar su riesgo de cáncer de mama, halló el estudio. Cuanto más tiempo bebía una mujer, mayor era su riesgo, sobre todo si había comenzado a consumir alcohol antes del primer embarazo.

Cambios de vida

La buena noticia es que se trata de un factor de riesgo modificable.

"El consumo de alcohol es un factor de riesgo del cáncer de mama que se puede cambiar mediante una decisión personal de adoptar hábitos saludables", aseguró Chirlaque. "Se debe aconsejar y advertir a las mujeres sobre la posibilidad que tienen de controlar este factor".

En cuanto al motivo de que el alcohol quizá pueda incrementar el riesgo de cáncer, apuntó que en el estudio el consumo de alcohol aumentó las probabilidades de cánceres de mama tanto de receptores de hormonas negativos como de receptores de hormonas positivos. "Todo apunta a causas no hormonales que se deben investigar más", planteó Chirlaque.