Por qué el Alzheimer podría ser más difícil de detectar en las mujeres

Estados Unidos

Si la memoria empieza a fallar, el sexo podría influir en si a la persona se le diagnostica Alzheimer o no, según un estudio reciente.

¿Cómo?

Las mujeres sobresalen en una habilidad llamada memoria verbal: la capacidad de aprender y recordar información verbal, como pueden ser las historias o las listas de la compra. Hasta ahora, las pruebas para detectar el Alzheimer confían mucho en la medición de esta habilidad, explicaron los autores del estudio, lo que significa que algunas mujeres podrían parecer normales cuando ya tienen esta enfermedad que acaba con la memoria.

"Se mostró que alrededor del 10% de las mujeres a las que se diagnosticó originalmente como normales cumplían con los criterios del Alzheimer", advirtió la autora del estudio, Pauline Maki, profesora de psiquiatría y psicología de la Universidad de Illinois, en Chicago.

"Y al contrario, encontramos que a más o menos un 10% de los hombres se les cambió la clasificación y pasaron a no tener Alzheimer. Estos hallazgos sugieren que es importante prestar atención a las diferencias sexuales para mejorar la precisión del diagnóstico en las mujeres y en los hombres", dijo Maki.

La enfermedad de Alzheimer es un tipo de demencia que provoca dificultades en la memoria, el pensamiento y la conducta. Ahora mismo, hay casi 6 millones de estadounidenses con Alzheimer. En 2050, se anticipa que esa cifra llegue a los 14 millones, según la Asociación del Alzheimer (Alzheimer’s Association).

Maki dijo que las mujeres tienen una ventaja de por vida en la memoria verbal, y que eso se debe a la hormona estrógeno. Dijo que cuando a las mujeres más jóvenes se les debe extirpar los ovarios, eso provoca una reducción drástica en el estrógeno, y también hay un deterioro drástico en la memoria verbal.

La memoria verbal también se ve afectada durante la menopausia, cuando los niveles de estrógeno se reducen de forma natural. Maki dijo que el cerebro normalmente aprende a compensar esto y en realidad produce su propio estrógeno, lo que ayuda a preservar la memoria verbal.

"Esa reserva de memoria verbal ofrece a las mujeres una ventaja al mantener a la memoria en funcionamiento a pesar de tener la patología de Alzheimer en el cerebro", dijo, y añadió que esa ventaja puede pasar rápidamente a ser una desventaja a medida que la enfermedad progresa.

"Las mujeres hacen la transición mucho más rápidamente desde la etapa preclínica del Alzheimer a la etapa de demencia porque se las diagnostica más tarde", comentó Maki.

El nuevo estudio contó con casi 800 mujeres. Su edad promedio fue de 73 años y su periodo educativo promedio era de 15 años. Casi 950 hombres también participaron en el estudio. Eran un poco mayores, con un promedio de edad de 74 años, y un periodo educativo promedio de 16 años.

Los investigadores observaron los límites estándar en las pruebas del Alzheimer, y los compararon con los límites específicos según el sexo para ver si podrían clasificar de forma más precisa a los hombres y a las mujeres con o sin la enfermedad.

Y, de hecho, encontraron que sí fue posible. Aproximadamente 1 de cada 10 mujeres y 1 de cada 10 hombres fueron mal diagnosticados antes de usar los límites según el sexo de las pruebas.

Heather Snyder, directora principal de operaciones médicas y científicas de la Asociación del Alzheimer, dijo que "esta investigación sugiere que usar este tipo de pruebas [de la memoria verbal] para las mujeres puede enmascarar cambios subyacentes en su biología. Esto podría significar que no se detecten cambios de forma tan temprana como en un hombre".

Snyder indicó que es importante recibir el diagnóstico lo antes posible. Da a las personas una oportunidad de pensar en el cuidado que desean y de hacerse cargo de sus preocupaciones económicas y familiares.

Aseguró que un diagnóstico temprano también permite a las personas beneficiarse de los medicamentos disponibles en la actualidad, y tener la oportunidad de participar en los ensayos clínicos.

El estudio se presentó el lunes en la reunión anual de la Asociación de Alzheimer, en Chicago. Los hallazgos presentados en reuniones normalmente se consideran preliminares hasta que se publiquen en una revista revisada por profesionales.