Los piercing pueden causar movimiento de los dientes respecto a su posición normal.
Los piercing pueden causar movimiento de los dientes respecto a su posición normal.

Los piercings en la lengua podría resultar nocivos para los dientes y las encías

Estados Unidos

Tal vez crea que un piercing en la lengua es seductor y chévere, pero esos accesorios de moda no le hacen ningún bien a la salud oral, advierten unos investigadores.

Las personas con piercings en la lengua parecen ser más propensas a sufrir de enfermedad de las encías con una mayor frecuencia que las que tienen piercings en los labios, concluyó un estudio suizo.

Los investigadores encontraron más casos de encías sangrantes, retraídas o inflamadas en un grupo de 14 pacientes con un piercing en la lengua, apuntó el investigador principal, el doctor Clemen Walter, segundo superintendente del Centro Universitario de Odontología de la Universidad de Basilea, en Suiza.

"Mientras más cerca estaban los dientes a un piercing en la lengua, más afectados estaban", apuntó Walter.

Por otra parte, la salud de las encías de los 7 pacientes con un piercing en los labios no pareció estar afectada por el adorno, según los hallazgos presentados en la reunión recién finalizada de la Federación Europea de Periodontología (European Federation of Periodontology), en Ámsterdam.

Un estudio distinto de Bélgica encontró que dos mujeres jóvenes (de 27 y 32 años) con piercings en la lengua sufrieron un daño repetido en las encías debido a la presión del metal contra los dientes.

Tras 8 a 10 años, las mujeres se sacaron los piercings después de que el sangrado y la infección en las encías resultaran en abscesos repetidos, pérdida de dientes y movimiento de los dientes respecto a su posición normal, señalaron los investigadores.

"En ambas pacientes, se necesitó un tratamiento quirúrgico largo y costoso, y antibióticos, y no se pudo lograr una regeneración completa del tejido perdido", dijo en una declaración preparada el doctor Bernard Loir, dentista de Bruselas, que presentó los hallazgos en la misma reunión.

Los piercings en la lengua interfieren con el hecho de comer, tragar y hablar, y provocan irritación y daño al restregarse y chocar con los dientes y encías de forma constante, advirtieron Walter y Loir.

"Los pacientes con piercings en la lengua siempre juegan con el piercing y lo empujan contra los dientes, sobre todo los dientes frontales inferiores, provocando una irritación mecánica", dijo Walter.

El doctor Tyrone Rodríguez, vocero de la Asociación Dental Americana (American Dental Association), compara los piercings en la lengua con "pequeñas bolas de demolición" dentro de la boca.

"La estructura dura golpea al diente, y esos golpecitos constantes provocan micro grietas que al final se convierten en grandes grietas que hacen que la estructura del diente se dañe o que el diente se haga extremadamente sensible", dijo Rodríguez, dentista pediátrico en Moses Lake, Washington.

Los piercings orales también aumentan las probabilidades de infección de una persona, dado que en la boca humana viven más de 500 tipos de bacterias, hongos y virus conocidos, añadió Rodríguez.

"La boca se defiende bastante bien, pero cuando hacemos un agujero en esas barreras protectoras, ayudamos a que las cosas se compliquen", dijo Rodríguez. "Muchos de los gérmenes que tenemos en la boca se consideran oportunistas. Siempre que tenemos una lesión, intentan aprovecharse".

Walter se muestra firme respecto a que si a los pacientes les importa su salud oral, deben quitarse los piercings de la lengua lo antes posible.

"Se los tienen que quitar. No hay otra opción", aseguró Walter. "Según mis datos y los casos que he visto, deben quitárselos, y por lo general lo hacen. Si se le explica al paciente, se quita el piercing".

Las personas que se nieguen a quitarse el piercing de la lengua deben practicar una salud oral inmaculada, planteó Rodríguez.

"La mejor opción es siempre no tener un piercing, pero si de verdad quiere un piercing, mantenerlo limpio es vitalmente importante. También ayuda tener un piercing que se pueda quitar para limpiarlo bien", dijo Rodríguez.

Los que tienen piercings también deben evitar vapear o fumar tabaco o marihuana, añadió Rodríguez.

"Si tiene un piercing y lo bombardea con todos esos irritantes y carcinógenos, eso complica las cosas", apuntó.

Las investigaciones presentadas en las reuniones se consideran preliminares hasta que se publican en una revista revisada por profesionales.