Mantenga un buen cuidado de sus pies.
Mantenga un buen cuidado de sus pies.

El diabético debe evitar callos en los pies

ESTADOS UNIDOS.

Si tiene diabetes, llegó el momento de pensar en sus pies.

“La diabetes es una enfermedad de múltiples sistemas”, explicó el doctor Ronald Lepow en un comunicado de prensa del Colegio de Medicina Baylor, en Houston.

“La circulación en los pies y en las piernas podría disminuir porque hay problemas con los vasos sanguíneos que se estrechan o se obstruyen como resultado de la diabetes”.

“Una causa importante de los problemas en los pies de los diabéticos es la falta de flujo sanguíneo”, añadió Lepow, profesor de cirugía ortopédica en el Baylor.

Esto puede hacer que las áreas con callos o lesionadas en los pies sanen más lentamente, lo que puede conducir a úlceras o infecciones.

Otro problema es que el daño nervioso relacionado con la diabetes puede afectar al aceite y a la humedad normal en la piel de los pies. Los resultados son piel reseca y agrietada, lo que permite que las bacterias entren y provoquen infecciones o úlceras, advirtió Lepow.

¿Qué se puede hacer?

Lepow plantea que es importante que todo diabético lave y seque sus pies e inspeccione si tienen arañazos, ampollas, lesiones, cortadas y moretones cada día. Una vez los pies estén secos, aplique una crema que tenga al menos entre un 20 y un 40 % de urea.

El calzado adecuado también es esencial para las personas con diabetes. Dadas sus necesidades especiales, Lepow sugiere pedir ayuda profesional.

Use calzado de punta ancha y profunda. Esto permitirá que los dedos de los pies tengan movimiento y reducirá la fricción y presión. Una suela sólida y una buena amortiguación.

Use calcetines que no provoquen fricción ni presión. Utilice de algodón. Las personas cuyos pies suden mucho deben usar calcetines que absorban la humedad.