No hacer ejercicio puede hacer que sufra de problemas de depresión.
No hacer ejercicio puede hacer que sufra de problemas de depresión.

Dejar de hacer ejercicio podría hacer que se sienta triste

Estados Unidos

Antes de dejar su programa de ejercicio debe saber que una nueva investigación sugiere que esa decisión podría poner en riesgo a algo más que su aptitud física.

Quizá también le haga vulnerable a la depresión, según una revisión de estudios. La investigación incluyó a 152 adultos que dejaron de hacer ejercicio después de hacer al menos 30 minutos de ejercicio, tres veces a la semana, durante un mínimo de 3 meses.

"En algunos casos, dejar de hacer esta cantidad de ejercicio indujo unos aumentos significativos en los síntomas depresivos después de solo 3 días", dijo el autor principal del estudio, Bernhard Baune, jefe de psiquiatría en la Universidad de Adelaida, en Australia.

"Otros estudios mostraron que los síntomas depresivos de las personas aumentaron después de las primeras una o dos semanas, lo que es bastante poco después de dejar de hace ejercicio", añadió en un comunicado de prensa de la universidad.

Fue interesante que los síntomas depresivos que se desarrollaron después de que las personas dejaran de hacer ejercicio se produjeron sin los marcadores biológicos típicos que normalmente están implicados en los síntomas depresivos, indicó Baune.

"Esto sugiere algún tipo de efecto novedoso en estos casos, aunque deberíamos ser algo precavidos aquí, ya que la cantidad de personas incluidas en los estudios que examinamos fue pequeña. Dichos hallazgos deberían replicarse en ensayos adicionales", señaló.

El estudio aparecerá en la edición de julio de la revista Journal of Affective Disorders.

Aunque una gran cantidad de estudios han mostrado que el ejercicio regular puede reducir y tratar la depresión, se ha prestado poca atención a la relación inversa, según Baune.

Pero el nuevo estudio no demostró que dejar de hacer ejercicio realmente provocara la depresión, sino solo que hubo una asociación.

"Por ahora, es importante que las personas comprendan el posible impacto en su bienestar mental cuando dejan de hacer ejercicio de pronto", dijo Baune.