Es el primer estudio en reconocer el intersticio como un órgano por derecho propio.
Es el primer estudio en reconocer el intersticio como un órgano por derecho propio.

Unos científicos afirman que han descubierto un "nuevo órgano" en el cuerpo

Estados Unidos

El cuerpo humano está lleno de sorpresas. La última es un "órgano" que acaban de identificar y que podría afectar a algunas enfermedades importantes.

Mediante el uso de una tecnología actualizada, unos científicos estadounidenses afirman que han descubierto una "autopista de fluido en movimiento".

Capas del cuerpo que se creía desde hace tiempo que eran tejidos densos y conectivos en realidad son compartimentos interconectados y llenos de fluido, reportan los científicos en un nuevo estudio.

"Este hallazgo tiene el potencial de fomentar avances dramáticos en la medicina", dijo el coautor principal del estudio, el Dr. Neil Theise, profesor de patología en el Centro de Salud Langone de la NYU, en la ciudad de Nueva York.

"La toma directa de muestras del fluido intersticial podría volverse en una herramienta diagnóstica potente", añadió Theise en un comunicado de prensa de la NYU.

Este descubrimiento, según su equipo, también podría llevar a nuevas maneras de tratar un amplio rango de problemas de salud, incluyendo el cáncer y las afecciones relacionadas con el envejecimiento.

La red recién encontrada está ubicada debajo de la superficie de la piel y entre los músculos, y recubre el tracto digestivo, los pulmones y los sistemas urinarios, y las arterias y venas circundantes, indicaron los investigadores.

Sospechan que los espacios llenos de fluido podrían actuar como amortiguadores que previenen el desgarro del tejido de los órganos, los músculos y los vasos sanguíneos a medida que se mueven dentro de su funcionamiento normal.

Esta red alimenta al sistema linfático, y podría explicar por qué el cáncer que entra en esta "autopista" tiene una probabilidad mucho mayor de propagarse a través del cuerpo, afirmaron los investigadores.

Las células que residen en esta red también podrían jugar un papel en muchos otros procesos corporales, desde el envejecimiento de la piel hasta el endurecimiento de los miembros y la progresión de las enfermedades inflamatorias, según el informe.

El estudio fue financiado por los Institutos Nacionales de la Salud de EE. UU. Según los autores, se trata del primer estudio en reconocer el intersticio como un órgano por derecho propio, y uno de los más grandes del cuerpo.

Entonces, ¿cómo es posible que se hayan pasado por alto estos espacios llenos de fluido durante tanto tiempo?

Hasta ahora, el campo médico dependía de un tejido preparado para observarlo en el microscopio. El tejido se prepara tratándolo con unas sustancias, cortándolo en trozos muy finos y tintándolo para enfatizar las características importantes.

Pero este proceso de preparación provoca la pérdida del fluido y el colapso de los compartimentos que previamente estaban llenos de fluido, explicaron los investigadores. El tejido entonces parece sólido.

El descubrimiento reciente se hizo usando una tecnología más reciente llamada endomicroscopia confocal por láser con sonda, que proporciona una visión microscópica de los tejidos vivos, en lugar de preparados.

El informe aparece en la edición del 27 de marzo de la revista Scientific Reports.