Por qué la gripe le hace sentirse tan mal

Estados Unidos

Si tiene la mala suerte de contraer la gripe, puede culpar a su propio cuerpo por la fiebre, la tos, los dolores musculares y el sufrimiento desde la punta de la cabeza a los dedos de los pies, afirman unos expertos.

La mayor parte del malestar de la influenza es provocada por el cuerpo humano mismo, o, para ser más precisos, por la respuesta del sistema inmunitario al virus.

"Muchas de las cosas que hacen que uno se sienta mal son los intentos del cuerpo de deshacerse del patógeno que provoca problemas", señaló el doctor Alan Taege, especialista en enfermedades infecciosas en la Clínica Cleveland.

Cuando su cuerpo tiene experiencias previas con un virus de la gripe, ya sabe cómo enviar los anticuerpos correctos para combatir al germen, dijo Taege. En esos casos, la gente quizá ni note que han tenido influenza.

Pero ante un nuevo invasor, el sistema inmunitario aumenta mucho su actividad. Llena al cuerpo con una gran cantidad de sustancias bioquímicas que estimulan al sistema inmunitario, llamadas citocinas.

Y eso ayuda a explicar por qué la temporada de gripe de este año ha sido tan grave: muchos estadounidenses no han tenido suficiente exposición anterior a la cepa de la gripe H3N2 que está causando tantos problemas, apuntan los médicos.

Según el doctor Gregory Poland, "como resultado de combatir la infección, nuestro cuerpo libera un ejército de sustancias que buscan estimular al sistema inmunitario. Piense en ellas como sustancias liberadas en la sangre para animar a las células inmunitarias del cuerpo a que se aceleren, se dividan, y ataquen a los infieles virales".

Poland es un experto en vacunas de la Clínica Mayo en Rochester, Minnesota.

Las citocinas también provocan inflamación en todo el cuerpo, y esa inflamación conduce a muchos de los síntomas más desagradables de la gripe, apuntaron Poland y Taege.

Por ejemplo, los dolores en los músculos, las articulaciones y el cuerpo ocurren debido a la inflamación provocada por las citocinas en las extremidades.

Las vías respiratorias inflamadas producen moco, lo que provoca escurrimiento nasal, tos y estornudos.

Las citocinas también hacen que el cuerpo aumente su temperatura, lo que resulta en una fiebre.

Además, la citocina interferón se ha vinculado con síntomas de dolor de cabeza. También es posible que los vasos sanguíneos del cerebro se dilaten en respuesta a la fiebre, creando un dolor de cabeza al aumentar la presión dentro de la cabeza.

Taege compara la inflamación con la respuesta de la piel a un objeto muy caliente. Se siente dolor, y el lugar quemado enrojece y quizá aparezca una ampolla. En unos días, la quemazón comienza a aliviarse y sanar.

"Las citocinas producen una reacción inflamatoria que no necesariamente causa una quemadura termal como una ampolla, pero si observa la garganta, puede tener un aspecto enrojecido. Si observa las vías respiratorias, también pueden estar rojas", dijo Taege. "Es una inflamación, y la forma en que interactúa con las células y lesiona a las células produce los síntomas".

Los experimentos han mostrado que las personas expuestas a citocinas artificiales desarrollan síntomas de una infección gripal, aunque no hay un virus, dijo Taege.

Esto no quiere decir que el virus en sí no haga daño, añadió Poland.

"Hace poco murió un chico joven sano de influenza", dijo Poland. "La autopsia mostró que el virus había invadido su corazón, y murió como resultado de esto".

Cuando el virus de la gripe infecta a los pulmones, puede provocar directamente falta de aliento, fiebre y neumonía, añadió Poland.

Pero muchas muertes provocadas por la gripe se deben a la "tormenta de citocinas", que es una inundación abrumadora de sustancias inmunitarias provocada por la primera exposición a un virus de la influenza nuevo y peligroso, dijo Poland.

Se cree que muchas de las personas jóvenes y sanas que fallecieron de gripe durante la pandemia de influenza de 1918 murieron debido a la tormenta de citocinas.

"El cuerpo se activa tan masivamente en un intento de combatir al virus que libera demasiadas de esas sustancias internas", dijo Poland.

Por eso se recomienda la vacuna contra la gripe. Enseña al cuerpo a producir anticuerpos para combatir la gripe sin montar una defensa con citocinas en toda regla, explicaron Taege y Poland.

La actividad gripal sigue elevada en gran parte de Estados Unidos, y Taege comentó que la vacuna puede ayudar a limitar el daño que provoca.

"Si se encuentra con el virus de la gripe, entonces puede controlarlo mucho más rápido", afirmó Taege.

Las personas que tratan los síntomas de la gripe frecuentemente están tratando la inflamación provocada por la liberación de citocinas. Ese es el motivo de que se recomienden antiinflamatorios no esteroides (AINE) como la aspirina y el ibuprofeno (Motrin, Advil), dijo Poland.

También debe descansar, beber bastantes líquidos y seguir comiendo, enfatizó Poland.

Las personas que sufren de la gripe que permanecen activas empeoran la inflamación de todo el cuerpo causada por las citocinas, advirtió Poland. Y las que dejan de comer no dan al cuerpo la energía que necesita para recuperarse.

"Uno de los efectos de la liberación de citocinas es que realmente acelera el metabolismo", dijo. "En realidad se deben ingerir más calorías para sostener al cuerpo".