Un exceso de televisión podría aumentar las probabilidades de sufrir un coágulo sanguío

Estados Unidos

Pasarse horas viendo episodios de ese nuevo programa de televisión popular sin descanso quizá sea divertidísimo, pero no le hace ningún favor a sus vasos sanguíneos, muestra una nueva investigación.

El estudio encontró que las personas que pasaban demasiado tiempo frente a la televisión tienen un riesgo más alto de coágulos sanguíneos en las venas, una afección que se conoce como tromboembolismo venoso (TEV).

Esos coágulos, que con frecuencia ocurren en las piernas, pueden desprenderse y desplazarse a los pulmones, lo que provoca una afección potencialmente letal llamada embolismo pulmonar.

A veces esos coágulos se conocen como "síndrome de la clase turista", después de que ocurrieran casos en pasajeros en vuelos largos.

Como explicaron los investigadores de la Universidad de Minnesota, estar sentado durante periodos largos puede hacer que se formen coágulos sanguíneos, porque se entorpece la circulación normal en las piernas y en los pies.

¿Podría ver televisión durante mucho tiempo aumentar el riesgo? Para averiguarlo, los investigadores analizaron datos de más de 15,000 estadounidenses de 45 a 64 años de edad que participan en un estudio a largo plazo que comenzó en 1987.

Hasta 2011, habían ocurrido casi 700 casos de TEV en los participantes.

Los que veía mucha televisión tenían un riesgo un 70% más alto de desarrollar uno de los coágulos que las personas que nunca o raras veces veían la tele. El riesgo seguía siendo alto incluso tras tomar en cuenta factores como el peso o los niveles de ejercicio de una persona.

La investigación aparece en la edición en línea del 21 de febrero de la revista Journal of Thrombosis and Thrombolysis.

El estudio no pudo probar que fuera específicamente ver televisión lo que provocara el aumento en los coágulos, solo pudo apuntar a una asociación.

Aun así, "incluso los individuos que realizan actividad física con regularidad no deben ignorar los daños potenciales de las conductas sedentarias prolongadas, como ver televisión", advirtió en un comunicado de prensa de la revista el autor líder del estudio, Yasuhiko Kubota, de la Universidad de Minnesota.

Dos especialistas cardiacos que no participaron en el estudio concurrieron en que los estilos de vida sedentarios sin duda pueden afectar a la salud.

La doctora Maja Zaric es cardióloga intervencionista en el Hospital Lenox Hill en la ciudad de Nueva York. Dijo que "indudablemente" hay una conexión entre el tiempo que se pasa viendo televisión y las probabilidades de coágulos sanguíneos de una persona, pero deseó que la investigación hubiera sido más específica respecto al tiempo que se veía televisión.

Zaric apuntó que los participantes simplemente estimaron el tiempo que pasaban frente a la tele, como "nunca o raras veces", "a veces", "con frecuencia" o "con mucha frecuencia", y que esas evaluaciones podían ser muy subjetivas.

"Sería interesante ver cuánto tiempo real, en horas, implicaba cada categoría", dijo Zaric. "Podría haber una perspectiva distinta respecto al tiempo que se ve televisión entre un sujeto obeso con artritis avanzada y dolor de espalda crónico y un sujeto en buena condición física y con un peso sano".

El doctor David Friedman, jefe de servicios de insuficiencia cardiaca en el Hospital Judío de Valley Stream de Northwell Health en Valley Stream, Nueva York, dijo que "este es otro estudio que indica la necesidad de que las personas sean más físicamente activas y estén en mejor forma, y que mantengan el peso bajo control... y probablemente de que vean menos televisión".

Friedman sugirió que a medida que las personas se hacen más móviles y ven televisión en sus dispositivos inteligentes, "podrían mejorar la aptitud física aeróbica y ver sus programas favoritos mientras andan como una forma de ayudar a mitigar este efecto".